28 marzo 2018

Problemas de recibir la comunión en la mano, No se debe recibir en la mano


Artículo escrito por Gabriel Ariza Rossy:

"Quiero compartir contigo un artículo que leí ayer en InfoVaticana y que me dejó preocupado.
En todas las parroquias hay gente que recibe la Comunión en la mano, y con la mejor de las intenciones. 
Conmovido por esta práctica tan común, y habiendo estudiado aquello de que en cada partícula, por pequeña que sea, está Cristo presente con su cuerpo, su sangre, su alma y su divinidad, un seminarista estadounidense realizó un experimento gráfico cuyos resultados son ciertamente reveladores:
1- El seminarista utiliza para el experimento una forma sin consagrar, y un guante negro, que permitirá ver con mayor claridad los resultados del experimento. Además, se muestra que no existen residuos anteriores en el guante.
2.- A continuación, se coloca la hostia sin consagrar sobre el guante, de la misma manera en que una persona recibiría la comunión en la mano.
3.- Finalmente, el experimentador toma la forma sin consagrar, la consume (claramente es solo pan), para luego observar la numerosa y contundente cantidad y tamaño de las “migajas” de pan que quedan sobre el guante.
Si una persona fuese a comulgar en la mano, estos trozos caerían al suelo fácilmente, siendo una forma de Sacrilegio a la Presencia Real de Cristo.
La instrucción Redemptionis Sacramentum, de 2004, ‘sobre algunas cosas que se deben evitar acerca de la Sagrada Eucaristía’, se refiere así a la comunión en la mano:
Aunque todo fiel tiene siempre derecho a elegir si desea recibir la sagrada Comunión en la boca, si el que va a comulgar quiere recibir en la mano el Sacramento, en los lugares donde la Conferencia de Obispos lo haya permitido, con la confirmación de la Sede Apostólica, se le debe administrar la sagrada hostia. Sin embargo, póngase especial cuidado en que el comulgante consuma inmediatamente la hostia, delante del ministro, y ninguno se aleje teniendo en la mano las especies eucarísticas. Si existe peligro de profanación, no se distribuya a los fieles la Comunión en la mano.
¿Qué opinas de todo esto? ¿Te parece una exageración? 
En fin, te envío un fuerte abrazo."

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias