03 mayo 2016

Mensaje del 2 de Mayo de 2016 y mensaje extraordinario dado a Ivan

“Hijos míos, mi Corazón materno desea vuestra sincera conversión y fe firme para que podáis transmitir el amor y la paz a todos aquellos que os rodean.

Pero, hijos míos, no lo olvidéis: cada uno de vosotros es un mundo único ante el Padre Celestial; por eso, permitid que la obra incesante del Espíritu Santo actúe en vosotros. Sed, hijos míos, espiritualmente puros. 
En la espiritualidad está la belleza: todo lo que es espiritual está vivo y es muy hermoso. 

No olvidéis que en la Eucaristía, que es el corazón de la fe, mi Hijo está siempre con vosotros, viene a vosotros y parte el pan con vosotros porque, hijos míos, Él ha muerto por vosotros, ha resucitado y viene nuevamente. 

Estas palabras mías vosotros las conocéis porque son la verdad y la verdad no cambia; solo que muchos hijos míos la han olvidado. 

Hijos míos, mis palabras no son ni antiguas ni nuevas, son eternas. 
Por eso os invito, hijos míos, a mirar bien los signos de los tiempos, a recoger las cruces despedazadas y a ser apóstoles de la Revelación. 

¡Os doy las gracias!”


Mensaje extraordinario en la Colina el 2 de mayo de 2016‏ a Ivan

“Queridos hijos, no dejen que el centelleo de este mundo los seduzca: el materialismo, la envidia, la soberbia. No dejen que la luz del mundo los seduzca. 

Ábranse a la luz del Amor Divino, al Amor de mi Hijo. Decídanse por Él: Él es el Amor, Él es la Verdad. 

Vuelvan a llevar la oración a sus familias. ¡Oren más! Sus oraciones me son necesarias, para que pueda realizar con ustedes mis proyectos. 

¡Gracias, queridos hijos, por haberse decidido también hoy por Jesús!”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias