06 enero 2016

La Epifanía: La visita de los Santos Reyes al Niño Jesús

La Fiesta de la Epifanía

- El 24 de Diciembre celebramos LA NAVIDAD, es decir, el nacimiento de Jesús.
- Después de la Navidad, la Iglesia Católica celebra, el 6 de Enero, la FIESTA DE LA EPIFANÍA que nos recuerda la visita de los Reyes Magos al Niño Jesús para adorarlo.

LA ADORACIÓN
DE LOS REYES MAGOS

Después de haber nacido Jesús en Belén de Judea, en el tiempo del Rey Herodes, unos Magos de Oriente se presentaron en Jerusalén diciendo: ¨¿Dónde está el que ha nacido, el Rey de los Judíos? Porque hemos visto su estrella en el oriente y venimos a adorarlo¨.

Al oír esto, el Rey Herodes se puso muy preocupado; entonces llamó a unos señores que se llamaban Pontífices y Escribas (que eran los que conocían las escrituras) y les preguntó el lugar del nacimiento del Mesías, del Salvador que el pueblo judío esperaba desde hacía mucho tiempo. Ellos le contestaron: ¨En Belén de Judá; pues así está escrito por el Profeta:
Y tú, Belén tierra de Judá de ningún modo eres la menor entre las principales ciudades de Judà, porque de ti saldrá un jefe que será el pastor de mi pueblo Israel ¨.

Entonces Herodes, llamando aparte a los magos, los envió a la ciudad de Belén y les dijo: ¨Vayan e infórmense muy bien sobre ese niño; y cuando lo encuentren, avísenme para que yo también vaya a adorarlo.

Los Reyes Magos se marcharon y la estrella que habían visto en oriente, iba delante de ellos hasta que fue a pararse sobre el lugar donde estaba el niño. Al ver la estrella sintieron una grandísima alegría.

Entraron en la casa y vieron al niño con María su madre. Se hincaron y lo adoraron. Abrieron sus tesoros y le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. Luego, habiendo sido avisados en sueños que no volvieran a Herodes, (pues él quería buscar al niño Jesús para matarlo), regresaron a su país por otro camino.

- Esta es la historia que leemos en el Evangelio. Ahora trataremos juntos de ver todo lo que podemos aprender de ella:

1. ¿POR QUÉ LOS MAGOS?

- Los Reyes Magos no eran judíos, como lo eran José y María. Ellos venían de otras tierras muy lejanas (de oriente: Persia y Babilonia), pero fueron siguiendo la estrella que les mostraba el camino para encontrar al que habían oído que sería el Rey de todo el mundo.
- Con la adoración de los Reyes Magos, Dios quiso enseñarnos, que Jesús vino a salvar a todos los hombres, a todos los de diferentes países y razas, y que El sería Rey de todo el mundo.

2. LA OBEDIENCIA

- Algo especial lleva a los Reyes Magos a Belén. Una estrella aparece en el cielo y algo dentro de su corazón les dice que vayan... y dóciles, obedientes a este llamado, se ponen en camino.

- ¡Mira qué prontitud para obedecer el llamado de Dios! En seguida dejan todo... patria, casa, familia, comodidades... y emprenden el viaje. - Seguro que a veces tú habrás sentido en tu corazón un llamado de Dios, una idea que Dios te da, algo que te pide que hagas.
- No vaciles, no dudes... sé dócil y obediente como los Reyes Magos. Sigue siempre el llamado de Dios, aunque en ese momento no entiendas bien.

3. LA PERSEVERANCIA

- Cuando los Reyes Magos siguieron la estrella, recorrieron un camino largo, difícil, incòmodo, cansado. A veces la estrella se les perdía; sin embargo, ellos nunca dudaron, fueron perseverantes, es decir, que siguieron a pesar de las dificultades.
- Así a veces sucede en tu vida: lo que Dios te pide es difícil, cuesta sacrificio y trabajo.
Recuerda que solo el que persevera, el que es constante, el que lucha, es el que llega, es el que triunfa.

4. LA FE

- Mira a los Reyes Magos ya en Belén, la estrella se pone arriba del lugar donde está el niño recién nacido.
- Otra dificultad. Ellos, Reyes que buscan a otro rey... ¿Van ahora a entrar a una cueva de animales? ¿Van a adorar a un niño que no tiene más cuna que un pesebre? ¿Dónde está el palacio y el trono lujosos del rey?
- He aquí el mérito de su fe. La fe de los Reyes Magos no se guía por las apariencias y cree lo que no ve. A través de esta pobreza, los Reyes Magos descubren a Dios.
Descubren que para Dios la riqueza no vale tanto como la sencillez.
- Así debe ser tu fe: creer lo que no ves... creer aunque no entiendas.
- Así debe ser tu vida: amar la pobreza y la sencillez como la amó el niño Jesús.

5. LA GENEROSIDAD

- Los Reyes Magos no llegaron hasta el Niño Jesús con las manos vacías, le llevaron tres regalos:
a) Oro --- que se le da a los reyes.
b) Incienso --- que se les da a los sacerdotes para usarlo en el altar.

c) Mirra --- un perfume que se untaba en la
frente a los hombres escogidos.


- ¿Qué regalos puedes tú ofrecerle al niño Dios? Ofrécele tus pequeños y grandes sacrificios, tu trabajo, tu cansancio, tus penas y tambièn tus alegrías, y sobre todo tu tiempo, tus quehaceres diarios y tu oración. Ofrécele a diario
tu vida entera. Él sabrá darte el mejor regalo a cambio: el cielo.

6. LA ALEGRÍA

- Dice el Evangelio que los Reyes Magos sintieron una gran alegría. Durante su camino, y más cuando vieron al niño Jesús, estaban muy contentos.
- Así tú debes tratar de VIVIR ALEGRE TODOS LOS DÍAS. Tu alegría no debe depender de sí te va bien o mal en la vida, sino que la alegría verdadera viene de saber que eres hijo de Dios, que Él te ama, que Él te creó y que quiere que un día vayas a vivir con Él en el cielo para siempre. ¿No basta esto para ser feliz?


7. LA MADRE CON EL HIJO

- Dice el Evangelio: ¨Y encontraron al Niño con su Madre: María. No despreciemos este detalle otra vez el Evangelio nos lo recuerda: el Niño está con su Madre.
- Aprende a amar a Jesús a través de la Virgen.
¡Pide a la Virgen que interceda por ti! ¿Pide a María que te acerque a Jesús?

PROPÓSITO DEL MES:

- Este día 6 de Enero piensa: ¿Qué regalo le puedo hacer yo a Jesús este año que empieza?
¿Qué puedo cambiar para ser mejor?. Un solo regalo, un solo propósito para todo el año.
¡ Escógelo con mucho cuidado y amor !

Fuente: laverdadcatolica.org

Aquí un hermoso villancico que habla de la visita de estos tres reyes:
we three kings of orient far


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias