03 noviembre 2015

Mensaje del 2 de Noviembre de 2015

“Queridos hijos, de nuevo quiero hablaros del amor.
Os he reunido en torno a mí, en Nombre de mi Hijo, según Su voluntad.
Quiero que vuestra fe sea firme y que provenga del amor, porque mis hijos que comprenden el amor de mi Hijo y lo siguen, viven en el amor y en la esperanza. Ellos han conocido el amor de Dios.

Por eso, hijos míos, orad, orad para que podáis amar más y hacer obras de amor, porque la fe sola, sin amor y sin obras de amor, no es lo que busco de vosotros. Hijos míos, esa es una apariencia de fe, eso es vanagloriarse.
Mi Hijo pide fe y obras, amor y bondad. Yo oro y os pido también a vosotros, que oréis y viváis el amor, porque quiero que mi Hijo, cuando mire los corazones de todos mis hijos, pueda ver en ellos amor y bondad, y no odio ni indiferencia.

Queridos hijos, apóstoles de mi amor, no perdáis la esperanza, no pierdáis la fuerza, vosotros podéis lograrlo. Yo os aliento y os bendigo, porque todas las cosas de esta tierra –que desgraciadamente muchos hijos míos ponen en el primer lugar– desaparecerán, y permanecerán solo el amor y las obras de amor, que os abrirán las puertas del Reino de los Cielos.

Yo os estaré esperando en Esas puertas. En Esas puertas quiero esperar y abrazar a todos mis hijos.

¡Os doy las gracias!”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias