28 junio 2015

Mensaje del 25 de junio de 2015


«¡Queridos hijos, también hoy el Altísimo me concede la gracia de poderos amar y de llamaros a la conversión. 

Hijos míos, que Dios sea vuestra mañana, no la guerra ni el desasosiego, no la tristeza sino la alegría y la paz deben reinar en los corazones de todos los hombres, y sin Dios 
nunca podrán encontrar la paz. 

Hijos míos, por eso regresad a Dios y a la oración para que vuestro corazón cante con alegría. Yo estoy con vosotros y os amo con inmenso amor. 

¡Gracias por haber respondido a mi llamada!»

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias