04 octubre 2014

Mensaje del 2 de Octubre del 2014

Queridos hijos, con amor maternal les ruego: ¡ámense unos a otros!

Que en sus corazones, como mi Hijo lo ha querido desde el inicio, esté en primer lugar el amor al Padre Celestial y hacia el prójimo, por encima de todo lo que hay en esta tierra.

Queridos hijos míos, ¿no reconocen los signos de los tiempos? ¿No reconocen que todo lo que hay en torno a ustedes, todo lo que está ocurriendo, es porque no hay amor?

Comprendan que la salvación está en los verdaderos valores. Acepten el poder del Padre Celestial, ámenlo y hónrenlo. Caminen tras las huellas de mi Hijo.

    Ustedes, hijos míos, mis queridos apóstoles, ustedes no dejan de reunirse siempre entorno a mí porque tienen sed. Están sedientos de paz, de amor y de felicidad. ¡Beban de mis manos! Mis manos les ofrecen a mi Hijo, que es Manantial de agua pura.  Él les reavivará la fe y purificará sus corazones, porque mi Hijo ama a los corazones puros y los corazones puros aman a mi Hijo. Sólo los corazones puros son humildes y poseen fe firme.

¡Corazones así les pido yo, hijos míos! Mi Hijo me dijo que yo soy la Madre de todo el mundo. A ustedes que me han aceptado como tal les ruego que me ayuden con su vida, oración y sacrificio para que todos mis hijos me acojan como Madre; para que pueda yo conducirlos al Manantial de agua pura.

¡Gracias! Queridos hijos míos, mientras sus pastores les ofrecen el Cuerpo de mi Hijo, con sus manos bendecidas, en sus corazones den siempre gracias a mi Hijo por su sacrificio y por los pastores que no deja de darles.


http://www.mensajerosdelareinadelapaz.org/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias