04 septiembre 2013

Mensaje de María Reina de la Paz del 2 de setiembre de 2013


    Queridos hijos, los amo a todos. Todos ustedes, todos hijos míos, todos ustedes están en mi Corazón. 

Todos ustedes tienen mi amor materno y deseo conducirlos a todos ustedes al conocimiento de la alegría de Dios. Por eso los llamo. 

Necesito apóstoles humildes que acojan con corazón abierto la Palabra de Dios y que ayuden a los demás, con la ayuda de la Palabra de Dios, a comprender el sentido de sus vidas. 

Hijos míos, para poder hacerlo deben aprender, a través de la oración y el ayuno, a escuchar con el corazón y aprender a someterse. Deben aprender a rechazar todo lo que los aleja de la Palabra de Dios y a anhelar sólo aquello que los acerca. 

¡No teman! ¡Yo estoy aquí, no están solos! 

Pido que el Espíritu Santo los renueve y los refuerce. Pido al Espíritu Santo que, mientras ayudan a los otros, ustedes mismos sanen. 

Ruego para que a través de Él sean hijos de Dios y apóstoles míos. 

    Luego, con gran preocupación, la Virgen dijo

Por Jesús, por mi Hijo, amen a aquellos que Él ha llamado y anhelen la bendición sólo de aquellas manos que Él ha consagrado. 

No permitan que domine el mal. Lo repito nuevamente: ¡Sólo con vuestros Pastores vencerá mi Corazón! No permitan que el mal los separe de vuestros pastores. Gracias. 


 Dado a Mirjana
www.mensajerosdelareinadelapaz.org

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias