03 agosto 2013

Mensaje del 2 de Agosto de 2013

Dado a Mirjana 
 
   Queridos hijos, si tan sólo supieran, si tan sólo quisieran abrir sus corazones con plena confianza todo lo entenderían, comprenderían con cuánto amor los llamo, con cuánto amor quiero cambiarlos para hacerlos felices, con cuánto amor deseo que se vuelvan seguidores de mi Hijo y darles la paz en la plenitud de mi Hijo. 

 Comprenderían la inmensa grandeza de mi amor materno. Por ello hijos mios, oren, porque es sólo a través de la oración que crece su fe y nace el amor, amor con el cual aún la cruz no será más insoportable porque no la llevarán solos. En unión con mi Hijo, glorifiquen al Padre Celestial. 

Oren, oren por el don del amor, porque el amor es la única verdad; el amor todo lo perdona, sirve a todos y ve a todos como hermanos. 

Hijos míos, apóstoles míos, grande es la confianza que el Padre Celestial, a través de mí, su sierva, les ha dado para ayudar a aquellos que no lo conocen, para que se reconcilien con Él, para que lo sigan. 

Por eso les enseño a amar porque sólo si tienen amor podrán responderle. 

Nuevamente los invito: amen a sus pastores, oren para que, en este tiempo difícil, a través de la guía de ellos sea glorificado el nombre de mi Hijo. Gracias. 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias