11 julio 2013

Libertad religiosa bajo ataque en EEUU

Monseñor William E. Lori, STD
Arzobispo de Baltimore
Capital del Estado de Maryland

El viernes 21 de junio, los católicos de EEUU comenzaron la observancia de la Quincena por la Libertad. Por segundo año consecutivo, los católicos de EEUU dedican dos semanas que culminan el Día de la Independencia, el próximo 4 de julio, a llamar la atención sobre la necesidad de oponerse a los actuales ataques contra la libertad religiosa, para que la fe pueda continuar su labor de enriquecer nuestra vida pública.

Fue muy apropiado que esta Quincena comenzara con una Misa, que fue televisada a toda la nación, en nuestra Basílica de la Asunción, la primera catedral católica en EEUU. El Beato Juan Pablo II en una ocasión se refirió a la Basílica como un símbolo mundial de libertad religiosa. El Presidente Thomas Jefferson ayudó en el diseño particularmente estadounidense de la Basílica – el hijo intelectual del arquitecto Benjamin Latrobe, quien también diseñó el Capitolio de EEUU. La Basílica es la personificación de lo que significa ser católico y estadounidense, la intersección de la fe y la vida pública que se encuentra en el corazón mismo de la Quincena por la Libertad.

Casi dos siglos después que se completara la Basílica nos preguntamos: ¿por qué tanta gente quiere que la fe sea retirada de la vida pública? ¿Por qué se ha vuelto anti-cultural para los creyentes el hablar abiertamente de su fe? ¿Por qué se les desalienta a aportar los valores que la fe les ha inspirado a la esfera pública y a sus centros de trabajo? Cuando la gente de casi cualquier sector de nuestra sociedad promueve la tolerancia y la aceptación de casi cualquier cosa, ¿por qué aun así quieren marginar a Dios y las cosas de Dios? Tenemos la esperanza de que los católicos pasen esta Quincena considerando estas y otras preguntas.

Después de todo, la fe desempeña un papel integral en nuestros esfuerzos colectivos por promover el bien común. La fe motiva a la gente a servir al prójimo, une a las personas, enriquece el diálogo nacional sobre temas importantes de interés público y constituye el centro de la vida de muchos estadounidenses. La libertad religiosa protege este importante papel que la fe desempeña.

Desde los primeros días de nuestra nación, la fe nos ha unido durante los momentos más oscuros de nuestra historia, incluyendo aquellos en que hemos sufrido la guerra y las crisis nacionales. La fe también nos ha motivado a ser mejores miembros de una familia humana fragmentada por el racismo, la violencia y la pobreza. Los católicos y otras personas de fe han contribuido a la vida pública con sus valores religiosos a medida que han conducido a nuestro país a través de sus más grandes desafíos sociales. Han protagonizado la lucha a favor de leyes que han favorecido a los pobres y vulnerables, los derechos civiles, una reforma migratoria responsable y el respeto debido a la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural.

La fe inspira la creación de ministerios, como las Caridades Católicas, que prestan servicios a más de 400,000 personas anualmente en el área de la ciudad de Baltimore. Cada año, en nuestra arquidiócesis, los hospitales católicos atienden a 1.9 millones de personas y las escuelas y universidades católicas educan a cerca de 40,000 estudiantes.

Los que trabajan en estos grandes ministerios católicos viven su fe diariamente. Estas personas viven la verdad que el Papa Francisco ha proclamado: “No hemos sido llamados a ser ‘cristianos a tiempo parcial’, hemos sido llamados a vivir nuestra fe en cada momento de cada día”. A medida que nos esforzamos por responder a este llamado, sabemos que la libertad religiosa no solamente protege la libertad de culto los domingos, también protege la vivencia de nuestra fe los otros seis días de la semana.

Sin embargo, el gobierno está erosionando esta libertad tan fundamental. Por ejemplo, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés), ha ordenado que los patronos religiosos financien y faciliten una cobertura de salud que viola sus profundas convicciones, so pena de incurrir en paralizantes multas. De esa manera el HHS impone restricciones a la libertad de los proveedores de servicios sociales que son creyentes, limitando así su capacidad para continuar sirviendo al bien común de forma tal que dichas convicciones sean respetadas.

Cuando este mandato del HHS sea implantado, los que más van a sufrir van a ser los pobres y aquellos que les proporcionan servicios. Las escuelas, los hospitales y las instituciones religiosas se verán obligadas a elegir entre violar sus convicciones de fe o violar una ley y pagar elevadas multas – multas que sin duda alguna van a limitar su capacidad para servir a las personas que están bajo su cuidado.

El HHS es solamente un ejemplo, entre varios durante los últimos años, de entrometimiento por parte del gobierno en la libertad religiosa. Algunos estados han obligado a las instituciones locales católicas que se dedicaban a la adopción a retirar sus servicios, debido a que esas instituciones no estaban dispuestas a proceder en contra de sus convicciones religiosas. Algunas universidades han negado el estatus de organización a grupos estudiantiles religiosos, que tampoco estaban dispuestos a debilitar sus enseñanzas. Algunos distritos escolares han eliminado el alquiler de las instalaciones de las escuelas públicas fuera del horario de clases por parte de ciertas iglesias y, sin embargo, han permitido que ciertos grupos no religiosos sí puedan alquilarlos.

La fe contribuye mucho a la vida pública. Desafortunadamente, las amenazas a la fe y a la libertad religiosa que la protege están aumentando. Esta Quincena por la Libertad es una oportunidad para que los católicos y las personas de todas las confesiones religiosas se informen e informen a los demás acerca de estas amenazas. Continuemos orando y trabajando juntos a medida que alzamos nuestras voces en defensa de la libertad religiosa, la “más preciada” de las libertades de EEUU.

Fuente: HLI Truth and Charity Forum – El Foro de la Verdad y la Caridad de HLI - http://www.truthandcharityforum.org/religious-freedom-under-threat-at-home/. El título original del artículo es “Religious Freedom Under Threat at Home” y fue publicado por primera vez como editorial el 16 de junio de 2013 en el Baltimore Sun, y publicado en el Foro con la debida autorización.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias