17 junio 2013

Luchar contra la gula


1. Pensar en la muerte y en la próxima destrucción del cuerpo

2. Pensar en todas las personas que no tienen que comer.

3.  Hacer uso moderado de las golosinas

"Lujuriosa cosa es el vino, y llena está de desórdenes la embriaguez; no será cuerdo quien a ella se entregue" (Prov. 20 - 1)

"Caminemos decentemente como de día, no en comilonas y borracheras, no en lascivias y libertinajes, no en envidias y rivalidades" (Rom.13,13)

"Todo me es lícito; pero no todo conviene. Todo me es lícito; pero no me dejaré dominar por nada. La comida para el vientre, y el vientre para la comida. pero Dios destruirá lo uno y lo otro..." (1 Cor. 6, 12-13)


"Al Comer algún alimento agradable, pensemos en el banquete Celestial donde para siempre saborearemos los más exquisitos manjares, y hagamos nuestras las palabras del evangelio: "Dichosos los que logren llegar al banquete del Reino de Dios" (Lc 14, 15).

Cuando sintamos fuerte sed recordemos aquella sed ardiente que sufrió Jesús en la cruz.

Se cuenta de una santa que en lo más ardiente del verano, cuando la sed la atormentaba se dedicaba a pensar en la pavorosa sequedad de la garganta que Jesús sufrió cuando estaba crucificado, tan fuerte y terrible que le obligó a clamar "Tengo sed", y al meditar en este tormento del Redentor se animaba a sufrir también ella el martirio de la sed, por la salvación de las almas.

Ojalá que el recuerdo de la sed de Jesús en el calvario, nos lleve a no beber jamás más de lo necesario."2

1. Colección Divino Salvador Tomo II
2. Combate espiritual. L. Scúpoli


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias