02 abril 2013

Para ser cristiano verdadero




 Católico verdadero, es quien además de cumplir las 2 promesas que hizo en su Bautismo:
1) Renunciar a Satanás ya sus obras.
2) Guardar la Fe. Es creer firmemente todas aquellas verdades que están compendiadas en el Credo.

 Practica y VIVE la Religión Católica: observando tanto como lo permite la debilidad humana, los Mandamientos de la Ley de Dios y de la Iglesia

Combatiendo en sí mismo el afecto a las seducciones del demonio, que pueden resumirse en los 7 pecados capitales que de estas resultan, que, como aprendimos en el catecismo, son: avaricia, pereza, lujuria, gula, ira, envidia y el peor de todos la soberbia, que fue la que perdió a Satanás.

El católico verdadero, además de evitar cuidadosamente el pecado, estudia su Religión, anima a otros a hacer lo mismo, pues nadie ama lo que no conoce; milita, siempre que le es posible, en las diferentes organizaciones que hay en la Iglesia con el fin de conseguir el adelanto espiritual, y practicar las Buenas Obras.
Católico verdadero es quien ama lo que Cristo ama, que repruebe lo que Cristo reprueba, que juzga de las cosas como de ellas juzgaría Cristo, que toma en fin, a Cristo por modelo de todas sus acciones, procurando ser una copia viviente de El

No hay en la vida posición en la que no podamos serio; pobreza, riqueza, salud, enfermedad, juventud o vejez, todos sin excepción podemos llegar a ser, otros Cristos vivientes.
Católico de nombre
Es quien no siendo un hipócrita, bien puede ser rutinario en su piedad, contentarse con el grado espiritual de adelanto a que puede haber llegado, no tener ningún deseo de mejorarlo y puede llegar hasta pensar que no tiene mucho de qué confesarse, y vive más o menos tranquilo.
El católico de nombre, lleva una vida de "confort", una vida "light", en la cual no entra, ya no digamos un hijo más, pero ni siquiera la horrible obligación de ir a Misa los domingos. Con un botoncito desde su poltrona, cambia el canal de Dios y de la Religión, por el fútbol y la telenovela.
No seamos pues, sólo católicos de nombre, seamos verdaderos católicos, y para ello, instruyámonos en la doctrina de nuestra Santa Religión, pues nadie ama lo que no conoce, y procuremos recibir cada vez con más frecuencia y mejor, el Pan Bendito que bajó del Cielo.

La Eucaristía para que nosotros subiéramos a él y del que Cristo dijo:
"En verdad les digo: si no comen la Carne del Hijo del Hombre, y no beben su Sangre, no tienen vida en ustedes"
"El que come mi Carne y bebe mi Sangre, tiene vida eterna y Yo lo resucitaré el último día"
"Porque mi Carne es verdadera comida, y mi sangre verdadera Bebida"
"El que come mi Carne y Bebe mi Sangre, permanece en Mí y Yo en él"
"Este es el Pan bajado del cielo, el que coma de éste vivirá para siempre" (Jn.6,53,58)
Así pues, vivamos de la Vida de Cristo y para ello, comulguemos, comulguemos, comulguemos... 

Fuente: Folleto EVC No.302
Autora: Alicia Herrasti. S. M.

*Asistir a Misa cada semana. Es un pecado mortal deliberadamente no ir a Misa el Domingo o el Sábado de Vigilia. 
*Asistir a Misa en los días Santos de obligación. Estamos obligados a ir en ciertos días de Fiesta. El boletín semanal de su Iglesia a y un buen calendario Católico enumera estos días de obligación. 
*Vaya a confesarse por lo menos una vez al año o cuando caiga en pecado mortal. Un pecado mortal es un pecado en contra de cualesquiera de los Diez Mandamientos. El Catecismo tiene referencias especificas acerca de pecados mortales y veniales. 
*Crea con todo su corazón en la presencia verdadera, Cuerpo, Sangre, Alma, y Divinidad, de Nuestro Señor Jesucristo en la Sagrada Eucaristía. 
*No reciba Santa Comunión si sabe que se encuentra en pecado mortal en su alma. Esto constituyera un pecado mortal peor aun que se llama Sacrilegio. Exámen de Conciencia se sugiere cada día y especialmente antes de la Confesión. 
*"Obedezcan a sus dirigentes y estén sumisos, pues ellos se desvelan por sus almas, de las cuales deberán rendir cuenta. Ojalá esto sea para ellos motivo de alegría y no un peso, pues no les traerá a ustedes ventaja de ninguna clase". Hebreos 13:17
”Adultos obedecen a sus dirigentes en el trabajo, a la autoridad, y a la ley. Por supuesto, todos estos están sujetos a la ley de Dios y allí es donde nuestra primer alianza tiene que estar.
Obedezca las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia”. 
*Tenemos que respetar la vida en todos los sentidos. El aborto es la muerte de las criaturas indefensas de Dios, un inocente niño en el vientre de su mama. La vida comienza desde la concepción. Los que creen en el aborto esconden lo que en realidad es "Muerte Legalizada", usando la terminología, "Derecho de Escoger". No es un "derecho de escoger" si debe de matar al niño que aun no nace o no. El niño no es de ella. Pertenece a DIOS. No es parte de su cuerpo. ¿Cómo podría serlo si el niño fuera un varón y ella una mujer? Es una persona aparte con sus propios sistemas humanos y hasta podría tener un tipo de sangre diferente a la mama.
Así pues, nuestro Creador ha creado a cada persona unicamente, funcionando independientemente y con el potencial de ser un miembro humilde del mundo o ser una gran persona. En nuestro hermoso país, tenemos el poder de votar para que haya gran gente en posiciones de liderazgo. Un buen Católico, hace su voto inteligentemente y para una persona que es Pro-Vida y Pro-DIOS. El hecho de votar con la corriente de popularidad que encumbre la arrogancia, el engrandecimiento propio, y el orgullo de aquellos que están a favor del "derecho de escoger" es votar por todos aquellos que están a favor de la cultura de la muerte. Esto esta estrictamente prohibido y va en contra de las enseñanzas de las Iglesia Católica que es la enseñanza de Cristo! Un voto por el Derecho de Vida es decirle Sí a Dios. Recuerde, Maria, Nuestra Madre Amantísima dijo "Si" a Dios. Haga que su voto cuente por la Vida! 
*No practique la Anticoncepción, al menos que sea por Planeación Natural Familiar, como nos enseña la Iglesia. El Papa Paulo VI escribió una Encíclica en 1968 en la que enumero las consecuencias funesta si la anticoncepción continuara. Se llama Humanae Vitae. Asegúrese de leer el párrafo #17, ya que predijo exactamente lo que pasaría y esta sucediendo hoy, unos 30 años después. Contracepción es la mentalidad drogada que lleva al aborto y más. 
*Los padres tienen la responsabilidad de enseñar a sus hijos la diferencia entre el bien y mal a una temprana edad, y de asegurarse que tengan una educación Católica adecuada. Enséñeles sus obligaciones dominicales, sus oraciones, que DIOS los ama, etc., en cuanto ellos tengan uso de razón. No es la responsabilidad de la Iglesia hacer esto, ya que la responsabilidad principal pertenece a los padres.
Por el ejemplo de los padres, ellos aprenderán. Nuestros niños cuando no están bien preparados y no tienen modelos positivos que emular, entran al mundo como presas fáciles de muchas religiones falsas y los cultos que esperan capturarlos. En su ignorancia de la verdad, son seducidos por la falsedad y sucumben a sus enseñanzas. Ponga a sus niños en un buen programa educativo religioso. Hágale preguntas a los maestros, laicos y religiosos. Busque un programa que este fuerte para la enseñanza. 
*Tenga una devoción amorosa por Nuestra Madre Santísima de Dios. 
*Rece el Rosario todos los días. 
*Ore todos los días. Diga el Acto de Contrición cada noche. 
*Apoye a la Iglesia económicamente. Cada persona deberá de saber que es lo que puede contribuir.

Fuente: defiendetufe.org

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias