27 abril 2013

Mensaje del 25 de Abril de 2013

“¡Queridos hijos! Orad, orad, y sólo orad, hasta que vuestro corazón se abra a la fe, como una flor se abre a los cálidos rayos del sol. 
Este es un tiempo de gracia que Dios os da a través de mi presencia, sin embargo, vosotros estáis lejos de mi Corazón, por eso os invito a la conversión personal y a la oración familiar. 

Que la Sagrada Escritura sea siempre un estímulo para vosotros. 
Os bendigo a todos con mi bendición maternal. 
Gracias por haber respondido a mi llamada.”

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias