09 abril 2013

El único mal absoluto es el infierno


Todos los demás males son relativos: para unos sí, y para otros no; en un sentido sí y en otro no.

Una enfermedad es un mal para mí en el sentido de que me hace sufrir, pero puede ser un bien si con ella me santifico y merezco más para el cielo.

En el hombre el mal físico produce dolor, y el mal moral es producido por el pecado.

El mal físico es consecuencia de las leyes de la Naturaleza.

El mal moral es consecuencia del mal uso de la libertad humana.

El mal moral Dios no lo quiere, pero respeta la libertad del hombre.

Para evitar el mal moral, Dios tendría que quitar la libertad al hombre.

Dice el filósofo ruso Nikolai Berdaiev: «El problema del mal no es otra cosa que el problema de la libertad».

Todo hombre libre es capaz de pecar. Y un hombre sin libertad dejaría de ser hombre.

«Si el hombre no fuera libre, no sería hombre». «Es la libertad la facultad por la que somos hombres».

La libertad para ser bueno o ser malo es lo que hace meritorio ser bueno.
Y hacer méritos para la vida eterna, es para lo que Dios nos ha puesto en la Tierra.

Si Dios impidiera al hombre hacer el mal, violentaría su libertad.

Dios tiene sus razones para permitir el mal.

A nosotros nos basta con saber que Dios tiene Providencia, aunque desconozcamos sus caminos.

«La fe nos da la certeza de que Dios no permitiría el mal si no hiciera salir el bien del mal mismo, por caminos que nosotros sólo conoceremos plenamente en la vida eterna. Dice San Pablo: «Sabemos que Dios hace converger todas las cosas para el bien de aquellos que le aman ».


P.Jorge Loring SJ. Para salvarte. 75,2

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias