22 noviembre 2012

¿Quieres ayunar?


Ayuna de palabras hirientes y transmite palabras bondadosas

Ayuna de descontento y llénate de gratitud Ayuna de enojos y llénate de mansedumbre y paciencia

Ayuna de pesimismo y llénate de esperanza y de optimismo

Ayuna de preocupaciones y llénate de confianza en Dios


Ayuna de quejarte y llénate de las cosas sencillas de la vida

Ayuna de presiones y llénate de oración

Ayuna de juzgar a otros y descubre a Jesús que vive en ellos

Ayuna de tristeza y de amargura y llénate de alegría el corazón

Ayuna de egoísmo y llénate de compasión por los demás

Ayuna de falta de perdón y llénate de actitudes de reconciliación

Ayuna de palabras y llénate de silencio y escucha a otros

Si todos intentáramos este ayuno lo cotidiano se iría inundando de paz, de amor, de confianza.

Autor: Padres Salesianos

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias