04 agosto 2012

¿Cómo reconocer que estas en el proceso de Conversión?


Naturalmente que encontrarás muchas respuestas.

Presento aquí las que nos dá el Dr. Ricardo Castañón en su libro “La transformación interior a través de la vivencia humana”

  1. Dios asume mayor importancia. Te preguntas como fue posible alejarte tanto de Quien es funte de amor, paz, caridad, armonía. Hasta ayer, tu tiempo y tus acciones eran solo para ti, ahora compartes con Dios y quieres extenderte hacia los hermanos a quienes recién empiezas a reconocer.
  2. Inicias una búsqueda interior que relaciona con más frecuencia tu vida con aquello que crees Dios espera de los hombres y de ti.
  3. Es un grado de lucidez bastante nuevo para ti, reconoces que estas equivocado en algunos o varios aspectos de tu mundo de valores y conductas, por lo que “sientes el deseo interior” de realizar algunos cambios.
  4. Tu deseo sincero de cambio lo reconoces porque aplicas un apreciable esfuerzo a tu voluntad para introducir algunos cambios.
  5. Como el cambio no es fácil, recurres al mismo Dios a quien quieres unirte, para que te asista con Su ayuda… Y crees, en alguna medida, que sí quiere ayudarte. No faltará tampoco quien te indique que Dios no niega ayuda a quien se la solicite.
  6. La vida espiritual obtiene el alto significado que tiene y merece. Buscas más información; tus nuevos interese te orientan a captar mayores datos sobre tópicos que te ilustren en esa dirección; te relacionas con personas que ya vivan aquello que buscas; indagas sobre distintas fuentes humanas, intelectuales y espirituales en el intento de colmar tu expectativa interior.
  7. Incrementas gradualmente tu práctica religiosa. Intentas cumplir mejor con los sacramentos: Santa Misa, Reconciliación, Comunión principalmente. Tal vez sea la primera vez que compres un devocionario, o te mostrarás agradecido a quien te lo proporcione, pues la oración, se está convirtiendo en el frecuente medio que empleas para dialogar con Dios. Un converso me relató que el regalo más hermoso que recibió en esa época, fue su primer Rosario y un pequeño libro de oraciones.
  8. Eventualmente te interesas por participar en alguna actividad dentro de la Parroquia o ingresas a algún grupo de oración, crecimiento interior, evangelización, catequesis, etc.
  9. En lo personal sientes el deseo interior de ser una mejor persona:
    1. Combates tus debilidades con mayor conciencia y esmero
    2. Analizas tu carácter con más frecuencia, eres más asertivo, algo más crítico, queires reducir los excesos que alimentaban tu comportamiento, sensualidad, afectos, etc.
    3. Trabajas para un mejor dominio de tu impaciencia, irritabilidad, agresividad, intolerancia, etc.
    4. Evitas toda forma de abuso y empiezas a reconocer tus errores y omisiones.
En general, quieres ser más causa de bien que de malestar.
Tu sensibilidad hacia el tema espiritual es patente, observable incluso por otros. Te esfuerzas por reafirmar tus valores, buscas ayuda concreta, recurres a sacerdotes, religiosos, religiosas, laicos comprometidos u otros. Dios ocupa un lugar más amplio en tu vida. Y es a Él a quein encomiendas tu vida, tu hogar, tu trabajo, tu pensamiento y tus decisiones, y sobre todo tu voluntad.”

Fuente: Libro "La transformación interior a través de la vivencia humana"
Autor: Ricardo Castañón Gómez. Editado por: Grupo Internacional para la Paz. 2006.

2 comentarios:

  1. Anónimo10:41 a.m.

    Entonces estoy en el camino cierto,ahora es solo perseverar.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5:07 p.m.

    es exactamente lo que pensaba ayer camino a casa

    ResponderEliminar

Su comentario es importante para mí.
Gracias