29 julio 2012

10 consejos sobre TV para padres con niños pequeños


Dios nos ha dado inteligencia, la televisión es una prueba de que el ser humano esta dotado de dones extraordinarios y cualidades, es un medio de comunicación eficaz para la sociedad, pero cuando es mal utilizada, se convierte en un enemigo del desarrollo personal, sobre todo en los niños.

De muchas maneras se ha comprobado el daño que causa a la facultad intelectiva – entre otras cosas – el hecho de pasar varias horas frente al televisor. Para que este no sea un medio que perjudique, sino que promueva el bien, hemos de ser responsables controlando la cantidad y calidad de TV que ven los pequeños especialmente menores de 12 años.

1. Evite que la TV este encendida durante las comidas. Pues estos momentos son para compartir experiencias y conocerse mejor como familia. La TV hace perder el interés por los demás.

2. No deje a los niños solos ante la TV. Es mejor que los papás acompañen a sus hijos para que les puedan explicar cada escena y el niño asuma con equilibrio la realidad.

3. Evitarás que los niños tengan TV en su habitación. Porque eso hace que se hagan independientes en sentido negativo, no aprenden a relacionarse con los demás y se aíslan. Y existe el riesgo de que el niño se duerma viendo muy tarde viendo algún programa que lo perturbe o que por su edad no esta preparado para ver y le sea nocivo a su personalidad.

4. Hacer un horario cada día para el niño controlando bien las horas que ve TV. Mantener al niño ocupado en actividades positivas y lejos del televisor le ayuda a disciplinarse y ser responsable. La televisión provoca en los niños libertinaje, vandalismo, violencia, callejerismo etc.

5. No castigar a los niños con “no ver TV”. Cuando a un niño se le prohíbe algo, termina por hacerlo, es mejor instruirlo o elegir programas o películas que le edifiquen.

6. Evitar que el niño tenga el control remoto en la mano. Con la búsqueda obsesiva del mejor programa el niño se habitua a una visión recortada y no ejercita su capacidad de concentración.

7. Cuidar que los niños no hagan la tarea con la TV encendida. La TV es una fuente de estímulos audiovisuales y auditivos que exige esfuerzo mental, no permite un buen aprendizaje y el niño termina por odiar la escuela ( o hacer tareas)

8. No ver TV en vacaciones. Es un gran momento para establecer relaciones familiares y con nuevos amigos, y también para demostrar que si se puede vivir sin tele, (como vivió toda la humanidad hasta antes de la tv aproximadamente 1950)

9. Cuidar la calidad de los programas televisivos que observamos. Para estimular las actividades que despierten en los niños la participación activa, y que la TV sea un instrumento de aprendizaje. No olvidar que el niño no distingue aun la realidad de la ficción.

10. Dar buen ejemplo respecto al uso del televisor. Esto es lo mejor que podemos hacer: testimonio. Los niños comprenderán la importancia de la TV solo si los padres han aprendido a domesticarla. Aquí la ventaja de la “tele-educación”.

Autor: Jaime Zavala MSP.
Fuente: Revista Inquietud Nueva. Num.142. 2008

2 comentarios:

  1. Estupendo artículo, gracias por compartirlo. Lo voy a poner en el FB de Familia Católica. Un Abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Xhonane,
    saludos :)

    ResponderEliminar

Su comentario es importante para mí.
Gracias