27 junio 2012

"Me lamentaba de no tener mejores zapatos hasta que vi a un hombre que no tenía pies."


¿Han escuchado esa frase? pienso que sí, es una frase conocida.

Y me ha hecho pensar mucho, pero no tanto como hoy, he reflexionado sobre las situaciones de diversas personas que estaban a mi alrededor en determinados momentos del día, en la oficina, en la calle, y pensé en varias personas que llevan una vida que a mi se me haría muy pesada, pero al verlas se ven en paz, porque creo que han aceptado la Voluntad de Dios en su vida.

Y es que aceptar las cosas que nos pasan, es algo difícil cuando no te suceden cosas precisamente agradables. Por ejemplo, me encontré en el camino con un muchacho que en una mano llevaba una canasta con productos que vendía y en la otra llevaba un bastón.. era ciego. Y él iba sereno y tranquilo. Estoy segura que confiaba en Nuestro Buen Dios.

Tambien me ha tocado conocer la situación de una compañera de trabajo cuya madre murió hace tiempo y ha pasado una situación económica muy dificil, pero no esta amargada, sino que acepta las cosas como son y confía en Dios.

En un tiempo a mí se me había hecho dificil aceptar algunas cosas no muy agradables que han sucedido en mi vida. Pero hoy creo que todo sucede para algo. Por algo. El motivo solo lo vemos años de distancia. Pero Dios lo conoce desde un principio. Y si El permite algo, sabe por qué, para qué.

Lo que he aprendido a lo largo que este tiempo es que es mejor confiar 100% en El.
Ya que El ve mas alla de lo que vemos nosotros, El tiene una visión que nosotros no tenemos: la visión de eternidad. El sabe que sucederá con x decisión con x resultado. Y nosotros como no vemos lo mejor que podemos hacer, yo creo, es aceptarlo, poner nuestra confianza en El, seguir en Su camino, cumpliendo los mandamientos, acercandonos a El. Más en los momentos difíciles.

Que importante es comparar nuestra situación no solo con los que tienen más que nosotros, sino con los que tienen menos o están en peor situación que la nuestra.

Pienso que son admirables las personas que sensata y tranquilamente confiando en Dios, pueden aceptar siempre Su Voluntad en sus vidas, como el Beato Manuel Lozano, en especial cuando sus circunstancias son difíciles y de sufrimiento.

Pero esta ha de ser una gracia muy grande, que ya hace varias semanas he empezado a pedir a Dios en la oración. Poder aceptar Su Voluntad en mi vida, sea lo que sea (que esté fuera de mi alcance cambiar).

"Oh Dios mío concedeme serenidad para
aceptar las cosas que no puedo cambiar,
valor para cambiar las que si puedo,
y sabiduría para reconocer la diferencia.
Hagáse Tu Voluntad y no la mía."

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias