21 agosto 2010

No olvides la meta final

En el fondo del ser humano, más allá del campo de las necesidades de su cuerpo; más adentro todavía del dominio de su imaginación; alla, en el fondo de su corazón y confundiéndose con su misma esencia, late un anhelo sublime de felicidad, un deseo profundo de plenitud y de ser.

...
Se siente el hombre constantemente aguijoneado por “algo” que le hace falta. Desea siempre ser más de lo que es, valer más, poseer más… Su vida es un esfuerzo constante para llenar ese vacío, esa carencia y limitación; pretende a cada paso saltar esa barrera de poquedad y de miseria. Y todo esto lo hace porque tras de todos estos anhelos, se e.sconde la intima convicción, la plena intuición de que sobrepasándose, encontrará la felicidad.
Quiere ser feliz a toda costa. .......
Leer el artículo completo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias