23 junio 2007

Consejos sobre la lucha espiritual

Extraídos del Diario de Santa Faustina (Diario Nums.1760 – 1779)


Hija Mía, quiero instruirte sobre la lucha espiritual.

  • Nunca confíes en ti misma, sino que abandónate totalmente a Mi voluntad.
  • En el abandono, en las tinieblas y en diferentes dudas recurre a Mí y a tu director espiritual, él te responderá siempre en Mi nombre.
  • No te pongas a discutir con ninguna tentación, enciérrate inmediatamente en Mi Corazón y a la primera oportunidad, revélala al confesor.
  • Pon el amor propio en el último lugar para que no contamine tus acciones.
  • Sopórtate a ti misma con gran paciencia.
  • No descuides las mortificaciones interiores.
  • Justifica siempre dentro de ti la opinión de las Superioras y del confesor.
  • Aléjate de los murmuradores como de una peste. (120)
  • Que todos se comporten como quieran, tu compórtate como Yo exijo de ti.
  • Observa la regla con máxima fidelidad.
  • Después de sufrir un disgusto, piensa qué cosa buena podrías hacer para la persona que te ha hecho sufrir.
  • Evita la disipación.
  • Calla cuando te amonestan;
  • no preguntes la opinión de todos sino de tu director espiritual; con él sé sincera y sencilla como una niña.
  • No te desanimes por la ingratitud; no examines con curiosidad los caminos por los cuales te conduzco.
  • Cuando el aburrimiento y el desanimo llamen a tu corazón, huye de ti misma y escóndete en Mi Corazón.
  • No tengas miedo de la lucha a menudo el solo valor atemoriza las tentaciones, y no se atreven a atacarnos.
  • Lucha siempre con esta profunda convicción de que Yo estoy a tu lado.
  • No te dejes guiar por el sentimiento, porque él no siempre está en tu poder, todo el merito está en la voluntad.
  • Depende siempre de las Superioras en las cosas más pequeñas.
  • No te hago ilusiones con la paz (121) y los consuelos, sino que prepárate a grandes batallas.
  • Has de saber que ahora estas sobre un escenario donde te observan la tierra y todo el cielo, lucha como un guerrero para que pueda concederte el premio; no tengas mucho miedo, porque no estás sola.


  • Quiero que seas como un oficial entrenado en la lucha que, entre el estruendo de las balas, sabe dar órdenes a los demás. Igualmente tu, hija Mía, entre las mas grandes dificultades, has de saber dominarte y que nada te aleje de Mi, ni siquiera tus caídas.

2 comentarios:

  1. Anónimo4:45 a.m.

    La lucha espiritual puede llegar a nivel somático a sensaciones terribles: dolores intensos de cabeza, huesos, diarrea o estreñimiento, etc. El médico no diagnostica ninguna enfermedad o dolencia grave, aunque el el padece los síntomas se sienta realmente mal. En estas situaciones sólo cabe una solución: confianza ciega y abandono absoluto en la misericordia de Dios. A veces, también van acompañados de terribles sentimientos de culpa o escrúpulos infundadados; ante esto recurrir a un sabio y prudente guía espiritual, pues aquí no se puede salir solo y con la ayuda de Dios si no se tiene experiencia y paciencia. En definitiva, la lucha espiritual es el momento óptimo que nos da Dios para abandonarnos total y confiadamente en Él,

    ResponderEliminar
  2. A Santa Faustina le vinieron tentaciones y sufrimientos espirituales también aquí puede leer acerca de eso:

    http://misericordiadivina.blogspot.mx/search/label/Sufrimientos%20espirituales

    ResponderEliminar

Su comentario es importante para mí.
Gracias