21 marzo 2007

Ilegal e inmoral

Carta del Director del Semanario Católico El Observador

(Fuente: Semanario El Observador en linea, de México)

Por Jaime Septién

"Cuando uno lee notas como ésta: «Planean hacer legal el aborto. PRD, PRI, PT, Alternativa, Convergencia y Nueva Alianza en la ALDF ya tienen listo un dictamen para legalizar la interrupción voluntaria del embarazo»; uno tiene la impresión de que en el Distrito Federal, los diputados locales han perdido el juicio. Y no tanto porque lo hayan tenido alguna vez, sino porque nos demuestran que son incapaces siquiera de legislar normalmente, con el mínimo de sentido común y el mínimo de conocimiento de la persona que es todo ser humano, desde la concepción hasta la muerte natural.

Cuando a la capital se la está acabando el crimen, el hampa (organizada o desorganizada, lo mismo sufren sus víctimas), el narcotráfico, la corrupción, el comercio ambulante, los embotellamientos, la falta de vialidades, la falta de agua, la atroz contaminación atmosférica, estos cínicos se postulan como los garantes del asesinato del más débil, que eso quiere decir «interrupción voluntaria del embarazo». Unos cínicos y otros cobardes. Ni el PAN ni el Inmujeres han dicho nada. Los primeros por temor a perder la siguiente elección; el Instituto, que (dizque) defiende a las mujeres, por memez disfrazada de respeto.

Dicen que se trata de una medida «progresista». Pero, en el fondo, es la mas retrógrada de todas las leyes, pues no solamente va en contra del bien común, sino que se centra en la dudosa premisa de que para evitar que haya más pobreza lo mejor que podemos hacer es matar a los pobres. ¿Y ésos dicen estar «a favor» de la familia? ¿Cómo se puede estar a favor de lo que se desprecia? Si se desprecia la vida humana, si se comienza a erradicar de ella su sacralidad, mañana podremos legalizar el ahorcamiento del otro sin llamarlo homicidio sino «interrupción involuntaria de la respiración».

Desde luego, los cañones de esta nueva «progresía» ya se dirigen a la Iglesia. La verán como un obstáculo para el aborto; como una institución desalmada, que deja que mueran las niñas violadas por sus parientes o que sigan poblando los cinturones de miseria las «marías» a las que les hicieron hijos a fuerza de violencia. No hay de qué extrañarse: por supuesto que la Iglesia ?cuando todo el mundo se haya marchado, empezando por los diputados de la ALDF? seguirá ahí, defendiendo la vida como lo que es: el soplo sagrado de Dios en cada uno de sus hijos."

Felicito al Sr. Septién por su excelente carta.

1 comentario:

  1. Hola Ailyn, interesante carta. Todos debemos hacer lo nuestro para evitar la legalización de un crimen.
    Por cierto, no creo muy justa la apreciación del Sr. Septién de que en el PAN no se ha hecho algo por temor a perder las próximas elecciones; nada más alejado de la realidad: el PAN y los panistas defendemos la vida y no lo callamos.
    Te mando un saludo.

    ResponderEliminar

Su comentario es importante para mí.
Gracias