18 febrero 2007

Desaliento


No existe peor enemigo en el alma que el desaliento,
Cuando caemos presos de esta enfermedad,
Estamos perdidos porque todo lo vemos gris y eso
Nos hace perder la ESPERANZA de un mundo mejor.

Hermano(a), si hoy sientes desilusión,
de tu trabajo, de tu familia, de tus amigos, de las personas
y caes en desaliento; pide ayuda a Dios.
¡Levántate!

Él nos ha dicho, ¡Sin mí nada podéis hacer!
Necesitamos buscarlo y al encontrarlo, no separarnos nunca jamás.

Así tomados de Su mano, iniciar un nuevo trabajo

con un nuevo entusiasmo, con una nueva alegría,

con una nueva y grande disposición a lo que Él nos pida.

Así te podrás sentir útil, productivo, con capacidad de servir a los demás,
Y el más beneficiado serás tú mismo, descubrirás que nuevamente, brotará la
Alegría y el entusiasmo de vivir dejando atrás el desaliento.

Autora: Anamaría Rabatté.

2 comentarios:

  1. Como alguien dijo: sólo se pierden las batallas que no se dan. Gracias por este escrito, hoy me ha venido bien.

    ResponderEliminar
  2. miblog.de ángel: me da mucho gusto que te haya gustado este escrito, ánimo! que como Jesús nos dijo: Yo he vencido al mundo! y si nosotros estamos con Jesús, tambien nosotros venceremos. Acude a la Santa Misa y ora, que Dios te ayudará. Que Dios te bendiga.

    ResponderEliminar

Su comentario es importante para mí.
Gracias