12 julio 2006

Empecemos a ayunar

El ayuno es muy importante en nuestra vida, tanto espiritual como física, y en varias ocasiones la Virgen María nos ha recordado retomar esta practica en nuestra vida diaria, como medio de conversión y arma contra el enemigo.

En los mensajes ella invita a ayunar los días miercoles y viernes, y si es posible a pan y agua.

La Iglesia nos enseña que hay tres expresiones tradicionales de penitencia. Esta son el ayuno, la oración y la limosna.

Las tres son mencionadas por Jesús en el Evangelio de San Mateo 6,1-6 y 16-18; precisamente en el Evangelio del miércoles de ceniza.

El ayuno, la oración y limosna nos recuerdan que la conversión incluye todos los aspectos de la vida: "expresan conversión con relación a uno mismo, con relación a Dios y con relación a los demás." (Catecismo #1434) En esta enseñanza quiero específicamete dedicarme al ayuno, tan necesario para crecer en el dominio propio, en la moderación de nuestros apetitos y en abrirnos cada vez a las realidades espirituales y al alimento eterno.

¿Que es el ayuno? Es la práctica de limitar el consumo de comida y bebida para imitar los sufrimientos de Cristo durante su pasión y a través de toda su vida terrena. El ayuno nos recuerda que la conversión afecta y debe afectar todas las áreas de nuestra vida.

Frutos del ayuno: No es un fin en si mismo, sino medio de conversión.

  • conduce a libertad de corazón y mente. Proceso por el cual nos liberamos de todos los apegos terrenales y de todas las cosas que nos atan: caprichos, gustos, excesivo auto cuidado. Y nos encaminamos hacia la Paz.
  • fortalece, estabiliza y desarrolla el auto control (fruto del Espíritu Santo)
  • reconocer debilidad y dependencia en Dios.
  • pobreza de espíritu
  • edifica la vida interior
  • elimina los excesos de nuestra vida a fin de hacer mas espacio para Dios.

El ayuno permite llevar mas fácilmente una vida interior unida a Dios y al mundo celestial; el ayuno libera de la pesantez de la materia. Los santos recomiendan el ayuno a todo aquel que quiere llegar a una mayor interioridad. El ayuno apaga poco a poco la concupiscencia.

Para saber más sobre el ayuno visita esta página de Corazones.org

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias