25 mayo 2006

Imitacion de Cristo y desprecio de las vanidades del mundo

1. "El que me sigue no va a oscuras", dice el Señor. Estas palabras son de Cristo y con ellas nos enseña a imitar su vida y sus virtudes, si queremos gozar de la luz verdadera, y librarnos de la ceguera del alma.
Por esta razón, que la meditación acerca de la Vida de Jesucristo sea el más profundo de nuestros estudios.

2. La enseñanza de Cristo es superior a todas las enseñanzas de los santos; y el que tenga su espíritu, en ella encontrará un maná escondido.Pero suele suceder que muchos, aunque oigan con frecuencia el evangelio, pocas ganas sienten de practicarlo, por faltarles el espíritu de Cristo.
En cambio, el que quiera adquirir la plena y sabrosa inteligencia de las palabras de Cristo tiene que esforzarse por arreglar toda su manera de vivir conforme a la de Él.
3. ¿De que te sirve hablar profundamente acerca de la Trinidad, si no tienes humildad, y por eso desagradas a la misma Trinidad?Verdaderamente, los discursos profundos ni santifican a nadie ni lo justifican. La vida virtuosa es lo que hace a uno agradable a Dios.
Quiero mas bien sentir la compunción, que saber su definición.
Si supieras de memoria toda la Biblia y las doctrinas de todos los filósofos, ¿de qué te sirviera todo eso sin el amor y la gracia de Dios?
“Vanidad de vanidades, todo vanidad”, menos el amar a Dios y servirle solo a Él.
Esta es la sabiduría suprema: encaminarse al Reino de los Cielos con el desprecio del mundo.

4. De modo que es una locura andar buscando riquezas que se acabarán. Poniendo en ella la esperanza. Es también locura el aspirar a honores, elevándose a alta posición.
Es una locura el dejarse arrastrar de las pasiones carnales, apeteciendo placeres por los cuales al cabo se tiene que sufrir terrible castigo.
Es una locura desear larga vida, cuidando poco de que sea buena.
Es una locura el preocuparse solamente de la vida presente, sin previsión ninguna de la vida futura.
Es una locura aficionarse a lo que tan pronto se acaba; el no afanarse por llegar allá donde los goces duran para siempre.

5. Recuerda con frecuencia este adagio: “ni el ojo se sacia de ver, ni el oído de oír”.En consecuencia, empéñate por arrancar tu corazón del amor a las cosas visibles, apegándolo a las invisibles. Pues los que se dejan llevar de sus sentidos manchan su conciencia, y pierden la gracia de Dios.
Fuente: Libro Imitación de Cristo, capítulo I.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias