16 marzo 2006

El error de algunas personas que confunden el miedo y el pesimismo con una cualidad o virtud.

Hay un error muy común y consiste en creer que es virtud y buena cualidad el desanimarse y desalentarse y dejarse vencer por la tristeza y el pesimismo cuando se comete alguna falta.

Pues en estos casos casi siempre sucede que la amargura que se siente por haber pecado no proviene mayormente del dolor de haber ofendido y disgustado a Dios, sino de que el orgullo ha quedado herido al constatarse la propia miseria y debilidad, y de que la confianza que se tenía en las propias fuerzas y capacidades para resistir al mal, falló totalmente.


Peligro propio de gente orgullosa. Ordinariamente las almas presuntuosas que se creen más capaces de ser buenas de lo que en realidad lo son, no les dan la debida importancia a los peligros que les van a llegar y a las tentaciones que les pueden venir, y luego al caer en alguna y conocer por amarga experiencia cuán grandes son su miseria y debilidad, se maravillan y se afanan por su caída como si se tratara de cosa nueva y rara; porque ven derrumbado por el suelo el ídolo del amor propio y de la falsa confianza en sí mismas en lo cual imprudentemente habían puesto su esperanza, y demostrando que son almas que más ponían la confianza en sus propias fuerzas que en la ayuda de Dios, se dejan llevar por la tristeza y el desánimo, y hasta pueden llegar a la desesperación.


Algo que no sucede a los humildes
Esto no sucede a las almas verdaderamente humildes que no ponen su confianza en las propias fuerzas o capacidades para rsistir al mal, sino únicamente en la ayuda y en la bondad de Dios, porque cuando caen en alguna falta, aunque sienten gran dolor de haber ofendido al buen Dios y haber manchado su alma y haber hecho daño a los demás, no se maravillan, ni se inquietan, ni se desaniman, pues muy bien conocen que su caída es un efecto natural de su espantosa debilidad y de la impresionante inclinación que su naturaleza siente hacia el mal.


Estas almas repiten lo que decía aquella santa antigua: “Todo lo temo de mi malicia, de mi debilidad y de mi inclinación al mal. Todo lo espero de la bondad y de la misericordia de Dios.” Cada día constatamos el combate entre la debilidad humana y la omnipotencia de Dios.


En verdad que se cumple lo que dicen los santos: “la humildad produce tranquilidad”.
De lo único propio de lo cual el humilde está seguro es de su debilidad. Pero se conserva alegre si al mismo tiempo vive seguro de que la bondad de Dios nunca lo abandonará. “Yo nunca te abandonaré.” dice el Señor varias veces en la Sagrada Escritura.


Con razón un director espiritual le dijo a alguien que le pedía un consejo: “No eres más santo porque no eres más humilde”.
Como los tres jovenes en el horno (de los cuales nos habla el profeta Daniel), tenemos que decir: “Señor, hemos pecado. Por eso con toda justicia nos han llegado tantas humillaciones.”


San Agustín cuando recordaba los terribles y tan numerosos pecados de su vida no se dedicaba a lamentarse o desanimarse sino a proclamar la maravillosa bondad de Dios que lo supo perdonar.

Autor: P. Lorenzo Scúpoli
Libro: El Combate espiritual.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias