11 marzo 2006

Conferencia sobre la misericordia


Nos dice Nuestro Señor Jesucristo sobre su Divina Misericordia:


Has de saber, hija Mía, que Mi Corazón es la Misericordia Misma. De este mar de misericordia las gracias se derraman sobre el mundo entero.

Ningún alma que se haya acercado a Mí, se ha retirado sin consuelo. Toda miseria se hunde [en] Mi misericordia y de este manantial brota toda gracia salvadora y santificante. Hija Mía, deseo que tu corazón sea la sede de Mi misericordia. Deseo que esta misericordia se derrame sobrfe el mundo entero a través de tu corazón. Cualquiera que se acerque a ti, no puede retirarse sin confiar en esta misericordia mía que tanto deseo para las almas.

Reza, cuanto puedas por los agonizantes impetra para ellos la confianza en Mi misericordia, porque son ellos los que más necesitan la confianza quienes la tienen muy poca. Has de saber que la gracia de la salvación eterna de algunas almas en el último momento dependió de tu oración.

Tú conoces todo el abismo de Mi misericordia, (129) entonces recoge de ella para ti y especialmente para los pobres pecadores. Antes el cielo y la tierra se vuelven a la nada, que Mi misericordia deje de abrazar a un alma confiada.


* Fuente: "La Divina Misericordia en mi alma" (Diario de Santa Faustina Kowalska) Mensajes dictados a Santa Faustina por Nuestro Señor Jesucristo.

5 comentarios:

  1. Gracias, Dios te bendiga soy mejoram me enviaste un correo, te agradezco el comentario. Te agregaré tambien a mis links y a mis contactos de messenger.
    Ramiro Medina

    ResponderEliminar
  2. Quería preguntarle cómo se relaciona la idea de un Cristo de extrema caridad con Marcos 9:42, sobre todo la frase final: "mejor le fuera si se le atase una piedra de molino al cuello, y se le arrojase en el mar".
    Espero pueda responder y publicar este comentario, pues es muy interesante conocer si hay que tomar el texto literalmente y si no, cuál es la manera de darle una intepretación "correcta".

    ResponderEliminar
  3. Para entender, hay que considerar el parrafo completo, y en el contexto de esta frase Jesús nos quiere enseñar la gravedad del pecado de Escándalo.
    Aquí un comentario de Juan Pablo II (q.e.p.d.) en una Audiencia General en 1979.

    "La segunda frase que en este momento me viene a la mente tiene acentos de gran severidad. En efecto, defiende al niño de cuantos lo escandalizan: "Al que escandalizare a uno de estos pequeñuelos que creen en mí, más le valiera que le colgasen al cuello una piedra de molino de asno y le hundieran en el fondo del mar" (Mt 18, 6). La advertencia es muy severa; pero es un mal grande el escándalo dado a todo ser inocente. Se causa gran daño al alma juvenil, inoculando el mal allí donde deben desarrollarse la gracia, la verdad, la confianza y el amor. Sólo Aquel que personalmente ha amado mucho el alma inocente de los niños y el alma juvenil, podio expresarse sobre el escándalo tal como lo ha hecho Cristo. Sólo Él podía amenazar con estas palabras tremendas a quienes dan escándalo."

    ResponderEliminar
  4. Ademas, debemos recordar que así como Dios es infinitamente misericordioso, también es infinitamente justo, y "dará a cada quien lo que le corresponde" Esto para nada se contrapone a que Dios es infinitamente bueno.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu comentario Mejoram
    Tambien estas en los blogs amigos.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar

Su comentario es importante para mí.
Gracias