02 marzo 2006

Conferencia sobre la lucha espiritual

En los mensajes de Nuestro Señor Jesucristo a Santa María Faustina, Él nos instruye así sobre la lucha espiritual:


"Hija Mía, quiero instruirte sobre la lucha espiritual. Nunca confíes en ti misma, sino que abandónate totalmente a Mi voluntad. En el abandono, en las tinieblas y en diferentes dudas recurre a Mí y a tu director espiritual, él te responderá siempre en Mi nombre.

No te pongas a discutir con ninguna tentación, enciérrate inmediatamente en Mi Corazón y a la primera oportunidad revélala al confesor. Pon el amor propio en el último lugar para que no contamine tus acciones. Sopórtate a ti misma con gran paciencia.

No descuides las mortificaciones interiores. Justifica siempre dentro de ti la opinión de las Superioras y del confesor. Aléjate de los murmuradores como de una peste. (120) Que todos se comporten como quieran, tú comportate como Yo exigo de ti.

Observa la regla con máxima fidelidad. Después de sufrir un disgusto, piensa qué cosa buena podrás hacer para la persona que te ha hecho sufrir. Evita la disipación. Calla cuando te amonestan; no preguntes la opinión de todos sino de tu director espiritual; con él sé sincera y sencilla como una niña.

No te desanimes por la ingratitud; no examines con curiosidad los caminos por los cuales te conduzco. Cuando el aburrimiento y el desánimo llamen a tu corazón, huye de ti misma y escóndete en Mi Corazón. No tengas miedo de la lucha, a menudo el solo valor atemoriza las tentaciones, y no se atreven a atacarnos.

Lucha siempre con esta profunda convicción de que Yo estoy a tu lado.

No te dejes guiar por el sentimiento, porque él no siempre está en tu poder; todo el mérito está en la voluntad. Depende siempre de las Superioras en las cosas más pequeñas. No te hago ilusiones con la paz (121) y los consuelos, sino que prepárate a grandes batallas.

Has de saber que ahora estás sobre un escenario donde te observan la tierra y todo el cielo, lucha como un guerrero para que pueda concederte el premio; no tengas mucho miedo, porque no estás sola.” 1

Claro que Él nos habla a todos nosotros los seres humanos en estos mensajes, y así nosotros podemos aplicar esto que Él dice en nuestra vida diaria, cada uno, porque sabemos que estamos luchando, y cada uno sabe quien o quienes son sus "superiores", las personas quienes tienen autoridad en nuestra vida para nosotros, ejemplo para un joven sus Padres, etc.

Así como tambien sabemos cual es la "regla" en nuestra vida, o cómo debemos comportarnos según nuestro "estado de vida" (sea este en la vida matrimonial, sacerdotal, soltera, etc.), vemos que Él dice: "Que todos se comporten como quieran, tú comportate como Yo exigo de ti." Y esto tambien nos lo dice a cada uno de nosotros, porque más debemos preocuparnos por cómo nos portamos nosotros y no tanto cómo se portan los demás.

1 Fuente: Libro Diario de Santa Faustina Kowalska. "La Divina Misericordia en mi alma". Num. texto 1760, Edit. Marian Press Stockbridge MA.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias