23 febrero 2006

Un relato escalofriante

"Si observamos a nuestro alrededor, veremos que la frase tan usada: conviene hacer tal cosa, por si acaso, es una sentencia que todos los hombres respetan como consejo prudente, y por lo tanto, muy plausible.

Asi vemos que por si acaso se hunde un barco, esta establecido que todos lleven a prevención botes de salvamento y salvavidas.
Por si acaso, se incendia un teatro o un cine, la ley ordena, que el número de puertas sea suficiente para desalojar el local en pocos minutos. Y, por si acaso, también es obligatorio tener aparatos extintores de incendios lo mismo en las salas que en los pasillos.
Por si acaso se le quema a uno la casa, o el negocio, o le roban el automóvil, conviene tener un seguro para salvar el riesgo de todas estas contingencias.
también por si acaso pudiese ocurrir un accidente, cuando el meteorológico anuncia que habrá tiempo desfavorable, las líneas aéreas suspenden las salidas.

En fin, desde llevar una llanta de repuesto en el auto por si acaso otra se ponchara, hasta no abrir la puerta de la casa sin ver antes por la mirilla quien es, por si acaso fuese un ladrón, todos sabemos que en la vida, el por si acaso, esta a la orden del día.
Y sin embargo, si se les preguntara cuantos se preocupan de su vida eterna, aunque solo fuese por si acaso, la respuesta sería desconsoladora.

Cuando vamos en un confortable tren, durmiendo con toda comodidad o estando en agradable plática, no nos damos cuenta de cuantos abismos ha pasado el tren a una velocidad impresionante... bastaría así, que una tuerca se cayera o solo se aflojara; que un eje se desajustara, o una rueda se saliera de la caja de la vía, para que los vagones cayeran al borde del precipicio, sembrando la muerte. Y sin embargo, pese a nuestras sonrisas y a nuestra despreocupación, el peligro subsiste, y cuantos que pasaron por aquella misma ruta antes que nosotros, y otros que lo hicieron después, encontraron la muerte en un viaje, que para muchos, era de placer.

Pues eso mismo sucede con la vida eterna... vivimos continuamente al borde del abismo, y no nos detenemos a reflexionar cuántos y cuantas han muerto repentinamente. Así le dijo Nuestro Señor a Sor Josefa Menéndez: “A muchas almas les ha sorprendido la muerte en medio de un profundo sueño, y ¿dónde y cómo se han despertado?"
(Fuente: Libro "Noticias del infierno" Librería Don Bosco)

‹‹Dios se comunica con los hombres de muchas maneras. La "carta del más allá" que se transcribe se refiere a la condenación eterna de una joven. El original de esta carta fue encontrado entre los papeles de una religiosa, Clara, fallecida ya y amiga de la joven condenada. La Curia diocesana de Treves (Alemania) autorizó su publicación como lectura" sumamente instructiva". ››

Aqui el relato escalofriante: Carta completa (hacer click)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias