23 febrero 2006

El infierno

"Hablar del infierno en este tiempo es dificil, pues predomina la mentalidad del tener, del placer y del poder, muchas veces como respuesta a la situación actual, lo que provoca que lo referente a las ultimas realidades de la persona, tales como la muerte, el juicio, el infierno y el cielo, se hagan de lado y se evite hablar de ellas"

"Dios es Padre infinitamente bueno y misericordioso. Pero, por desgracia, el hombre, llamado a responderle en la libertad, puede elegir rechazar definitivamente su amor y su perdón, renunciando así para siempre a la comunión gozosa con él.

Precisamente esta trágica situación es lo que señala la doctrina cristiana cuando habla de condenación o infierno. No se trata de un castigo de Dios infligido desde el exterior, sino del desarrollo de premisas ya puestas por el hombre en esta vida. La misma dimensión de infelicidad que conlleva esta oscura condición puede intuirse, en cierto modo, a la luz de algunas experiencias nuestras terribles, que convierten la vida, como se suele decir, en «un infierno».

Con todo, en sentido teológico, el infierno es algo muy diferente: es la última consecuencia del pecado mismo, que se vuelve contra quien lo ha cometido. Es la situación en que se sitúa definitivamente quien rechaza la misericordia del Padre incluso en el último instante de su vida"2

"El infierno, pertenece al tema de la Teología que se refiere a las realidades ultimas de la existencia humana, llamada Escatología. Este tema de las "realidades ultimas del hombre" escapa al dominio interno de nuestra razón; realidades que, sin embargo, hay que creer porque las dice Dios mismo. Se trata de verdades que tenemos que aceptar y que no podemos comprobar, porque superan las fronteras de lo naturalmente cognoscible.

El infierno es el mundo de los que no se salvan, es el estado de aquellos que mueren en pecado mortal y quedan privados de la comunión personal con Cristo, con la Iglesia eterna y con Dios Padre. Se trata del misterio de la salvación del hombre." 1

Cristo mismo nos revelo con todas su fuerza el rechazo del amor, el misterio de la iniquidad y de la muerte. (Ejemplo: Evangelio, Mateo, capítulo 23, versículos del 41 al 46.)

41 Entonces dirá también a los de su izquierda: "Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el Diablo y sus ángeles. 42 Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; 43 era forastero, y no me acogisteis; estaba desnudo, y no me vestisteis; enfermo y en la cárcel, y no me visitasteis."
44 Entonces dirán también éstos: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento o forastero o desnudo o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?" 45 Y él entonces les responderá: "En verdad os digo que cuanto dejasteis de hacer con uno de estos más pequeños, también conmigo dejasteis de hacerlo." 46 E irán éstos a un castigo eterno, y los justos a una vida eterna
.»" 3

Fuentes

1 . Noticias del infierno, Librerías Don Bosco.
2. Catequesis. Encuentra.com
3. Biblia de Jerusalen

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias