30 enero 2006

Gracias Jesús, yo confío en Ti.


[ ["Gracias mil oh Jesús mi Redentor porque no haz permitido que yo haya muerto cuando estaba en pecado mortal. Ya podría estar en la condenación eterna. Si hubiera muerto en aquella ocasión, ¿que habría sido de mí por toda la eternidad? Acepto la muerte como expiación de mis pecados, pero te suplico que me concedas tiempo para arrepentirme de mis maldades y obtener tu perdón. No quiero negarme a tu llamada a la conversión. Puede ser que estas palabras que me estas diciendo en esta meditación sean tu última llamada. Tu me dices en el Salmo 50: "Un corazón arrepentido y humillado, Dios nunca lo desprecia." y yo te digo con las palabras del mismo Salmo, "Oh Dios, crea en mí un corazón puro y no alejes de mi tu santo Espiritú" ] ]
*Reflexion del libro "Preparación para la muerte y la eternidad" de San Alfonso María de Ligorio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias