17 enero 2006

El dia de descanso

"Cuentan que en un reino no muy lejano, había un rey, famoso por su grande amor y misericordia a su pueblo. Tan grande era este amor, que un buen día decidió establecer un día de descanso (sabbat) para todos sus súbditos. Pero no sólo eso, sino que quería estar con ellos y que gozaran de su presencia y de su grande amor. Por ello, tuvo la feliz idea de que no sólo fuera un día de descanso en el que el pueblo no trabajara, sino que sería un día dedicado a convivir y compartir con su rey. Ofreció pues un gran banquete a diversas horas del día, pues tal era la cantidad de su súbditos y la grandeza de su amor por ellos. Y en cada uno de estos banquetes, el rey estaba presente para escuchar atentamente a sus súbditos y satisfacer sus necesidades, para animarles y fortalecerlos."
"Pues bien, ¿qué ha hecho por nosotros el Rey de reyes, para cada uno de sus
fieles del Reino de los cielos? Algo parecido, pero infinitamente más grande.
Desde la creación, instituyó el ‘día de descanso’ en el que admiró la bondad y
la belleza de su creación. Y como Él es ‘dueño del sábado’ (esto es, del
descanso o día del descanso), lo ha querido compartir con nosotros para darnos
el verdadero descanso, la paz del alma. Es por ello que de manera especial, el
domingo (el “Día del Señor” –Dominus-), se nos ofrece en alimento en el Gran
Banquete Eucarístico, y dispone a sus sacerdotes para otorgar a quienes lo
necesiten su perdón y la reconciliación para poder participar de su Mesa
Sagrada. Este es el gran significado y realidad del “Día del Señor”: vivir en
Cristo y alegrarnos en Él por la paz y la salvación que nos ha venido a traer
.
¿Puede hacer algo más por nosotros nuestro gran Rey?"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario es importante para mí.
Gracias