Ver por tema

Adviento Amor a Dios Apocalipsis Apologética Apostolado armas espirituales Ataques a nuestra Iglesia Avisos ayuda Ayuno Año de la fe Biblia Casi increíble pero cierto Catequesis Celebraciones Cielo Cine Combate espiritual Conferencia de Marino Restrepo confesión confianza Congresos consejos espirituales consuelo Contra los derechos del ser humano conversiones Conversión Cristo Rey Cruz Cultura de la vida Cultura muerte Curso de religión defensa de la vida descargas desolación espiritual Devociones Dios Padre discernimiento Divina Misericordia Divina Providencia Dolorosa Pasión de Jesucristo Domingo de ramos dones espirituales Download Ecología Ejercicios Espirituales esperanza Espíritu Santo eternidad Eucaristía Evangelio Explicacion Evangelio familia Fiestas Litúrgicas Fiestas populares gracia himnos homenajes humildad Imitación de Cristo Infierno Inventos Jesús Juicio de Dios la verdad tras La Virgen nos enseña a orar Libros Liturgia lucha materialismo matrimonio Meditación Medjugorje mensajes Milagro Eucarístico Mini-libros de Madre Angélica Misa Misiones muerte México Música Navidad Niño Jesús Noticias novena Nueva Era Obras de misericordia Opiniones Oración orar Papa Paranormal participa Pascua Pasión de Cristo paz interior pecado pecados capitales penitencia Pensamientos espirituales plan postrimería Predicación de Kimberly Kramar programas de tv provida pruebas psicología Radio Recomendaciones Reflexiones Reflexiones de Cuaresma Reflexiones personales reflexión religiosas Resurrección retiros Rezar Rosario Sacerdocio sacerdotes sacramentales Sacramentos sacrificio Sagrado Corazón de Jesús Salud Santidad Santos Santísima Trinidad Santísima Virgen María Semana Santa social software sufrimiento sufrimientos espirituales superacion personal Talentos Talleres tentaciones testimonios tibieza espiritual Tradiciones cristianas Turismo Religioso tv Valores verdad vida espiritual vida nueva vida religiosa videos Viernes santo virtudes Visión de eternidad Voluntad de Dios voluntariado web webs Ángeles

10 agosto 2014

La alegría de la buena conciencia.

1. La gloria del hombre bueno, es el testimonio de la buena conciencia. Ten buena conciencia, y siempre tendrás alegría. La buena conciencia muchas cosas puede sufrir, y  muy alegre está en las adversidades. La mala conciencia siempre está con inquietud y temor. Suavemente descansarás, si tu corazón no te reprende. No te alegres sino cuando  obrares bien. Los malos nunca tienen alegría verdadera ni sienten paz interior; porque  dice el Señor: No tienen paz los malos. Y si dijeren: En paz estamos, no vendrá mal sobre nosotros: ¿quién se atreverá a ofendernos? No los creas, porque de repente se levantará la ira de Dios, y pararán en nada sus obras, y perecerán sus pensamientos.

2. No es dificultoso el que ama gloriarse en la tribulación; porque gloriarse de esta suerte, es gloriarse en la cruz del Señor. Breve es la gloria que se da y recibe de los hombres. La gloria del mundo siempre va acompañada de tristeza. La gloria de los buenos está en sus conciencias, y no en la boca de los hombres. La alegría de los justos  es de Dios, y en Dios, y su gozo es la verdad. El que desea la verdadera y eterna gloria,  no hace caso de la temporal. Y el que busca la gloria temporal, o no la desprecia de corazón, señal es que ama menos la celestial. Gran quietud de corazón tiene el que no se  le da nada de las alabanzas ni de las afrentas.

3. Fácilmente estará contento y sosegado el que tiene la conciencia limpia. No eres más  santo porque te alaben, ni más vil porque te desprecien. Lo que eres, eso eres; y por más  que te estimen los hombres, no puedes ser, ante Dios, más grande de lo que eres. Si miras lo que eres dentro de ti, no tendrás cuidado de lo que de ti hablen los hombres. El  hombre ve lo de fuera, mas Dios el corazón. El hombre considera las obras, y Dios pesa  las intenciones. Hacer siempre bien, y tenerse en poco, señal es de un alma humilde. No  querer consolación de criatura alguna, señal de gran pureza y de cordial confianza.

4. El que no busca la aprobación de los hombres, claramente muestra que se entregó del  todo a Dios. Porque dice San Pablo: No el que se alaba a sí mismo es aprobado, sino el  que Dios alaba. Andar en lo interior con Dios, y no embarazarse de fuera con alguna aflicción, estado es de varón espiritual.

Imitación de Cristo. Capítulo VI: La alegría de la buena conciencia.

07 agosto 2014

Mensaje del 2 de agosto de 2014



“¡Queridos hijos! La razón por la que estoy entre vosotros, mi misión, es ayudaros a que venza el Bien, aunque a vosotros ahora eso no os parece posible. 

Sé que muchas cosas no las comprendéis, como tampoco yo comprendía todo, todo lo que mi Hijo me enseñaba mientras crecía junto a mí, pero yo creí en Él y lo seguí. Eso mismo os pido a vosotros, que creáis en mí y que me sigáis. 

Pero, hijos míos, seguirme a mí significa amar a mi Hijo por encima de todo, amarlo en cada ser humano, sin distinción. Para que podáis hacerlo, os invito nuevamente a la renuncia, a la oración y al ayuno. 

Os invito a que la vida de vuestra alma sea la Eucaristía. Os invito a ser mis apóstoles de luz, que en el mundo difundiréis el amor y la misericordia. Hijos míos, vuestra vida es solo un abrir y cerrar de ojos hacia la vida eterna. Y cuando vosotros lleguéis ante mi Hijo, Él verá en vuestros corazones cuánto amor habéis tenido. 

Para que podáis difundir de la mejor manera el amor, yo le pido a mi Hijo que, a través del amor, os conceda la unión por medio de Él, la unidad entre vosotros, la unidad entre vosotros y vuestros pastores. Mi Hijo siempre se da de nuevo por medio de ellos y renueva vuestra alma. Eso no lo olvidéis. 

¡Os doy las gracias!"

http://www.virgendemedjugorje.org/
 

28 julio 2014

Mensaje del 25 de julio de 2014


“Queridos hijos, ustedes no son conscientes de las gracias que viven en este tiempo, en que el Altísimo les da señales para que se abran y se conviertan. 

Regresen a Dios y a la oración, y que en sus corazones, familias y comunidades reine la oración, para que el Espíritu Santo los guíe y los anime a estar cada día más abiertos a la voluntad de Dios y a Su plan para cada uno de ustedes. 

Yo estoy con ustedes, y con los santos y los ángeles intercedo por ustedes. 

¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”

05 julio 2014

Mensaje del 2 de julio de 2014


      “Queridos hijos, yo, Madre de los aquí reunidos, y Madre del mundo entero, os bendigo con la bendición maternal y os invito a emprender el camino de la humildad. 

Ese camino conduce al conocimiento del amor de mi Hijo. Mi Hijo es omnipotente. Él está en todo. Si vosotros, hijos míos, no conocéis eso, entonces la oscuridad reina en vuestra alma –la ceguera. 

Solamente la humildad os puede sanar. Hijos míos, yo siempre he vivido humilde y valientemente, y en la esperanza. Yo sabía, y había comprendido que Dios está en nosotros y nosotros en Dios. 

Eso mismo pido de vosotros. Deseo que todos vosotros estéis conmigo en la eternidad, porque vosotros sois parte de mí. 

En vuestro camino, yo os ayudaré. Mi amor os envolverá como un manto, y hará de vosotros apóstoles de mi luz –la luz de Dios. 

Con el amor que proviene de la humildad, llevaréis la luz donde reina la oscuridad –la ceguera. Llevaréis a mi Hijo, que es la luz del mundo. 

Yo estoy siempre con vuestros pastores, y oro para que siempre sean ejemplo de humildad para vosotros. ¡Os doy las gracias!”

http://www.virgendemedjugorje.org

22 junio 2014

Evangelio de hoy: 22 Junio 2014

Mateo 10, 26-33

«No les tengáis miedo. Pues no hay nada encubierto que no haya de ser descubierto, ni oculto que no haya de saberse. Lo que yo os digo en la oscuridad, decidlo vosotros a la luz; y lo que oís al oído, proclamadlo desde los terrados. 

«Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; temed más bien a Aquel que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehenna. ¿No se venden dos pajarillos por un as? Pues bien, ni uno de ellos caerá en tierra sin el consentimiento de vuestro Padre. En cuanto a vosotros, hasta los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. 

No temáis, pues; vosotros valéis más que muchos pajarillos. «Por todo aquel que se declare por mí ante los hombres, yo también me declararé por él ante mi Padre que está en los cielos; pero a quien me niegue ante los hombres, le negaré yo también ante mi Padre que está en los cielos."

03 junio 2014

Mensaje desde Medjugorje JUNIO 2 2014 ( con comentario del mensaje)


Mensaje del 2 de junio de 2014

“Queridos hijos, os llamo a todos y os acepto como hijos mios. Oro para que vosotros me aceptéis y me améis como Madre. Os he unido a todos vosotros en mi Corazón, he descendido entre vosotros y os bendigo. 

Sé que vosotros deseáis de mí consuelo y esperanza, porque os amo e intercedo por vosotros. Yo os pido a vosotros que os unáis conmigo en mi Hijo y seáis mis apóstoles. Para que podáis hacerlo, os invito de nuevo a amar. No hay amor sin oración -no hay oración sin perdón, porque el amor es oración-, el perdón es amor. 

Hijos míos, Dios os ha creado para amar, amad para poder perdonar. Cada oración que proviene del amor os une a mi Hijo y al Espíritu Santo, y el Espíritu Santo os ilumina y os hace apóstoles míos, apóstoles que todo lo que harán, lo harán en nombre del Señor. 

Ellos orarán con obras y no sólo con palabras, porque aman a mi Hijo y comprenden el camino de la verdad que conduce a la vida eterna. 

Orad por vuestros pastores, para que puedan siempre guiaros con un corazón puro por el camino de la verdad y del amor, por el camino de mi Hijo. 

¡Os doy las gracias!”

http://www.virgendemedjugorje.org/

Actualización:
Comentario al mensaje por el P. Justo Antonio:

          Queridos hijos, a todos ustedes los llamo y los acepto como hijos míos. Oro para que ustedes me acepten y me amen como Madre. A todos ustedes los he unido en mi Corazón, he descendido entre ustedes y los bendigo. Sé que de mí ustedes desean consuelo y esperanza, porque los amo e intercedo por ustedes. 
          La Santísima Virgen nos aceptó en la cruz, cuando nuestro Señor dijo a su Madre: “Mujer, ahí tienes a tu hijo” (Jn 19:26).
          
Jesús es nuestro Salvador, María es quien no permite que nos desviemos y nos conduce a su Hijo. Dios quiere nuestra salvación, pero entre la voluntad de Dios, que es la de la misma Virgen, y nuestra salvación personal media nuestra propia voluntad. Es decir, en nuestra libertad reside también la aceptación de la Madre del Señor como Madre nuestra. Por ello, aunque Ella aceptó ser nuestra Madre y nunca dejará de serlo, la Virgen no nos impone su maternidad. Ella, la Madre siempre fiel y Reina de todo lo creado, en su gran condescendencia nos llama y nos ruega que escuchemos sus llamados de amor y salvación.

          La maternidad de María es de orden sobrenatural y el lugar en el que fuimos engendrados y en el que permanecemos custodiados y amados es su Corazón. Ella viene a nosotros desde siempre y especialmente, de un modo totalmente único, en este tiempo que también es extraordinario. A quienes se pregunten el porqué, basta responder que observen los signos. ¿Estos tiempos no son por ventura de una gran perversión y gran confusión, donde el peligro de perdición es cada vez mayor? ¿No se atisban acaso en todas partes nubarrones oscuros de crisis, de guerras? Por sobre todo, ¿no se ve la apostasía de la fe en cómo se cuestionan los mismos mandamientos y los fundamentos del dogma y cómo se contraría la sana doctrina del Magisterio de siempre? Los peligros acechan por doquier. A la familia se la quiere destruir y de hecho se la destruye pervirtiendo, desde la enseñanza, a los niños y a los jóvenes y eliminando de hecho y de derecho la patria potestad. En todos los frentes es atacada la Ley de Dios.
          Tiempos oscuros son éstos de gran pecado y confusión y de cómplices o cobardes silencios o de cínicos aplausos. Por eso la Madre Santísima desciende hasta esta miserable realidad nuestra y lo hace como nunca antes. En Medjugorje aparece todos los días desde hace ya 33 años. Y nos bendice y trae las gracias de Dios reavivando -por su guía, protección y consuelo- nuestra esperanza. Viene a mostrarnos todo su amor y a asegurarnos de su perenne intercesión ante Dios. 

30 mayo 2014

Mensaje de María Reina de la Paz del 25 de mayo de 2014



   ¡Queridos hijos! 

Oren y sean conscientes de que ustedes sin Dios son polvo. Por lo tanto, dirijan sus pensamientos y su corazón a Dios y a la oración. Confíen en Su amor. 

En el Espíritu de Dios, hijitos, están todos ustedes invitados a ser testigos. Ustedes son preciosos y yo los invito, hijitos, a la santidad, a la vida eterna. 

Por lo tanto, sean conscientes de que esta vida es pasajera. Yo los amo y los invito a una vida nueva de conversión. 

Gracias por haber respondido a mi llamado.


03 mayo 2014

Mensaje del 2 de mayo de 2014

"Queridos hijos, Yo, vuestra Madre,  estoy con vosotros por vuestro bien, por vuestras necesidades y para vuestro conocimiento personal.  

El Padre celestial os ha dado la libertad de decidir por vosotros mismos,  y de conocer por vosotros mismos. 

Yo deseo ayudaros.  Deseo ser vuestra Madre, Maestra de la Verdad, para que con la simplicidad de un corazón abierto, conozcáis la inconmensurable pureza y la luz que proviene de ella y que disipa las tinieblas, la luz que trae esperanza.  

Yo, hijos míos, comprendo vuestros dolores y sufrimientos. ¿Quién mejor que una Madre los podría comprender?  

¿Y vosotros, hijos míos?  Es pequeño el número de aquellos que me comprenden y que me siguen.  Grande es el número de los extraviados, de aquellos que no han conocido aún la verdad en mi Hijo.  

Por lo tanto, apóstoles míos, orad y actuad.  Llevad la luz y no perdáis la esperanza.  
 Yo estoy con vosotros.  De manera particular estoy con vuestros pastores:  los amo y los protejo con un Corazón materno, porque ellos os conducen al Paraíso que Mi Hijo os ha prometido.  

¡Os doy las gracias!"





  http://www.virgendemedjugorje.org

26 abril 2014

Fiesta de la Divina Misericordia: Domingo 27 de Abril 2014


Pocas personas estan consientes del regalo tan grande nos da Nuestro Señor Jesucristo el día de la Fiesta de la Divina Misericordia,

 Avisemos a personas cercanas a nosotros de esta gran oportunidad y gracia el próximo Domingo 27 de Abril 2014

"Es como si fuera un segundo bautismo", nos explica el P. Ignacy Rozycki, doctor en Teología Dogmática, nombrado por el Papa Juan Pablo II para examinar las revelaciones a Santa Faustina, en un análisis que fue aprobado por Juan Pablo II y la Congregación para la doctrina de la fe:

"La muerte de Jesús en la cruz fue para el perdón de nuestros pecados y los pecados de todo el mundo. En el mensaje de la Divina Misericordia revelada a Santa Faustina, Jesús pide que a las 3 de la tarde nos sumerjamos en su Pasión. San Juan Bautista sumergía a las personas en el agua porque es un símbolo de purificación. A través de Su muerte en la cruz, Jesús limpia a las almas con el agua que fluyó de su costado, y luego les dá al alma vida nueva con la sangre que brotó de su cuerpo sagrado.

¿Qué sucede en la Fiesta de la Misericordia? que Él hace esta gracia extraordinaria disposición de los pecadores, una vez más, y nuestras almas pueden ser purificadas y renovadas, se nos da una nueva vida, un nuevo comienzo. En este día Jesús te permite estar al pie de la Cruz. Él te está haciendo presente en el momento en que Él expiró, ya que fue en ese momento que la Misericordia Divina fue ganada para el mundo.


Dimas fue el primero en beneficiarse de esta victoria sobre la muerte, porque fue entonces cuando el Padre dió a Jesús el poder de la Divina Misericordia. El P. Ignacy Rozycki, doctor en Teología Dogmática nombrado por el Papa Juan Pablo II para examinar las revelaciones a Santa Faustina, llegó a la conclusión de que la gracia extraordinaria dada por Jesús en la Fiesta de la Misericordia es un don de la gracia sólo igualada por la del Santo Bautismo .


Esto significa que en este día su alma puede llegar a ser tan pura como el día de su bautismo. Esto significa que usted está comenzando su vida de nuevo y usted sólo tiene que preocuparse por los pecados que cometeremos en el futuro, tus pecados del pasado ya no existen. No importa qué pecado ha cometido en tu vida el pasado usted consigue la remisión completa, (perdón) de todos los pecados del pasado, sin tiempo en el Purgatorio*

Ya que nuestro Señor dijo a Santa Faustina que perdonará la pena merecida por los pecados ya confesados:

 "Pide a Mi siervo fiel que en aquel día hable al mundo entero de esta gran misericordia Mía; que quien se acerque ese día a la Fuente de Vida, recibirá el perdón total de las culpas y de las penas..." (Diario 300)

"Así que en la Fiesta de la Misericordia, nos ha llevado a la colina del Calvario, y nosotros, como Dimas, somos escuchados por Jesús, Él está ahí con nosotros en ese día nos limpia con el agua que fluyó de su costado, lo que ocurre cuando lleguemos a la confesión, el sacramento de la reconciliación, y entonces estamos comenzando una nueva vida por la transfusión de su sangre divina que recibimos en la Sagrada Comunión, en Su presencia.

Por lo tanto, nos sumerge en este día en el agua bendita y Su Sangre Divina. Nuestra presencia en la Fiesta de la Misericordia también está dando testimonio de nuestra fe, nuestra creencia en por qué Jesús murió en la cruz. En la Fiesta de la Misericordia, nuestras almas se están elogiando al Padre, por el Hijo, Jesucristo.

"Este día estarás conmigo en el paraíso"

El regalo que usted recibe en la Fiesta de la Misericordia es la que ha dado a Dimas, si usted muriera al día siguiente, iría directamente a su presencia en el Paraíso. Porque en la Fiesta de la Misericordia, su vida pasada es perdonada, no hay nada por lo que usted será juzgado.

Nosotros debemos, por supuesto, ser conscientes de que la Fiesta de la Misericordia implica un extraordinario acto de perdón, y así nosotros debemos perdonar a los demás, ya que uno de nuestros fracasos como seres humanos es no querer perdonar a nuestro projimo, pero sí esperamos ser perdonados por los errores que hemos hecho en la vida.

Si afirmamos estar sin pecado en este día, entonces debemos perdonar a todos los que nos han ofendido en nuestras vidas, no importa lo mal que nos trataron. En este día debe entregar a Jesús y dejar que El se encargue de ese mal que nos hicieron.

Nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros, si nosotros no perdonamos a todos los demás en este día. Antes de la confesión piense en los nombres de los que ha tenido una queja y pida al Señor que quite toda la amargura de su alma.

Esto es importante. Si confesamos nuestros pecados, debe incluir confesar la amargura en contra de los demás. Al ir a la comunión en el día de hoy estamos afirmando que no tenemos pecado en nuestra alma, no vaya si no ha perdonado a todos los que le han ofendido en su vida, si hay algo que no ha confesado, ir a la comunión, sería un gran error, porque entonces en vez de recibir la gracia de Dios que recibiría la ira de Dios.

No es justo decir, yo puedo ser perdonado de mis pecados, pero los que me han ofendido no deben ser perdonados. En la Fiesta de la Misericordia, debemos perdonar a nuestros enemigos y orar por ellos, así como pedimos perdón por los pecados que hemos cometido.

Si lo hacemos bien, en preparación para este gran don de la misericordia, el amor de Dios nos abraza y nos concede la gracia que Él nos ha prometido en esta ocasión extraordinaria, la Fiesta de la Misericordia.

Este análisis por P. Ignacy Rozycki, doctor en Teología Dogmática fue aprobado por Juan Pablo II y la Congregación para la fe."*

Para recibir esta gran gracia debemos:


Confesarnos y recibir la sagrada Eucaristía en el día. Si la confesión no está disponible en ese día, debe ser lo más cerca posible del día. Santa Faustina lo hizo en el sábado antes de la Fiesta. La comunión, como siempre, debe recibirse dignamente y debe acompañarse por la Confianza completa en la Misericordia Divina. (II.138) (III.1109)

Aquí puede descargar gratuitamente una hoja para imprimir Guía para exámen de conciencia y ayuda para hacer una buena confesión.                (aquí para confesión para niños)


Preparación personal para esta fiesta
  • Hacer la Novena
  • Confesarnos antes o en el día de la Fiesta
  • Hacer actos de misericordia.
Nosotros debemos ser misericordiosos con otros en nuestras palabras, hechos y oraciones.
La palabra misericordiosa - Perdonando y consolando a los demás
La obra misericordiosa - Cualquiera de las obras corporales de misericordia
La oración misericordiosa – Orar y rezar para pedir Misericordia para el mundo

* Este post esta basado en el escrito "Un segundo bautismo" 
escrito por el P. Ignacy Rozycki, en la web DivineMercy.org

Mensaje de Ntra. Señora Reina de la Paz del 25 de Abril 2014:

 
“Queridos hijos, abran sus corazones a la gracia que Dios les da a través de mí como una flor que se abre a los cálidos rayos del sol.

Sean oración y amor para todos aquellos que están lejos de Dios y de Su amor.

Yo estoy con ustedes intercedo por todos ante mi Hijo Jesús y los amo con un amor inconmensurable.



 Gracias por haber respondido a mi llamada”.

http://www.virgendemedjugorje.org/

Retiros católicos en México: WWWW. EVANGELIZARTE.ORG

 Web donde aparecen lugares donde se ofrecen retiros de espiritualidad católica:

"Aquí encontraras una lista de casas para hacer retiros católicos, si sabes de alguna que no este en la lista mándanos los datos y nosotros la incluiremos."


http://www.evangelizarte.org/casas__de_retiro.html

20 abril 2014

Meditación de Domingo de Resurrección



1. Resucitó al tercer día, según las Escrituras (1 Cor., 15) A las cosas tristes se siguen las alegres. Así parece que lo dispuso Dios, que por asperezas se llegase al lugar del deleite. 

Jesucristo envío delante de la gloria de su resurrección treinta y tres años de penosa vida, y tres días de acerbísima Pasión. 

– Así pues, has de ir tu también a la gloria. Si con El mueres, con El vivirás.

2. Yo dormí y tuve un profundo sueño, y me levante (Salmo 3). Reúnese el alma de Cristo al cuerpo, para que el que había sido su compañero de la Pasión lo fuese también de la resurrección. 

En un momento desaparecen los cardenales y heridas; síguense la hermosura y la gracia; más ¿con qué gozo tan incomparable, así del cuerpo como del alma? ¿Con que afectos de amor, de agradecimiento, de parabienes, etc., de los Padres sacados del limbo? 

– Llegate a Cristo con otros tales, y para que tu gozo sea colmado, únete como miembro del cuerpo de Cristo a su alma por medio del amor.

3. Como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así hemos de andar nosotros en la vida nueva (Rom., 6) - Cogerás el fruto de la resurrección de Cristo si tomares una nueva vida; pero no entraras en vida tal si no matas al hombre viejo. 

Así como no hay entrada en la vida eterna sino por la muerte natural, así no la tendrás a una nueva y perfecta vida si con el espíritu no mortificas las obras de la carne.

Fuente: P. Nicolás Avancini, S.J. Meditaciones para todos los días del año, sobre la Vida y Doctrina de Jesucristo. Sacadas de los cuatro evangelios. Editorial Apostolado de la Prensa. Madrid 1957.

18 abril 2014

Viernes santo: inicia la Novena a la Divina Misericordia


Nuestro Señor le pidió a Santa Faustina que iniciara una novena el día Viernes Santo, y terminando el día anterior al día de la Fiesta de la Misericordia.
Sor Faustina escribió en su Diario: "El Señor me pidió que rezara este rosario (la coronilla) durante los nueve días que preceden a la Fiesta de la Misericordia, comenzando el día de Viernes Santo. Entonces, me dijo: Por esta novena concederé todas las gracias posibles a las almas (11, 197). También se puede hacer esta novena en otros momentos y por cualquier necesidad.

Palabras de Nuestro Señor que Sor Faustina tomó por escrito:
"Deseo que durante estos nueve días encamines almas hasta el manantial de Mi misericordia, para que encuentren allí la fortaleza, el refugio y toda aquella gracia que necesiten en las penalidades de la vida, y especialmente en la hora de la muerte. 

Cada día traerás a Mi corazón un grupo de almas diferentes y las sumergirás en el océano de Mi misericordia y Yo conduciré todas esas almas a la mansión de Mi Padre... 

Todos los días implorarás a Mi Padre gracias para esas almas en atención a los méritos de mi amarga Pasión". (1209)

"Yo (Sor Faustina) contesté: Jesús, no sé cómo hacer esta novena y qué almas traer al abrigo de Tu Compasivo Corazón. Jesús contestó que El me haría saber qué almas encaminar hasta su corazón cada día. (Diario HI, pp. 57-65)

Baja gratis la novena en PDF para imprimir

Hay oraciones para cada día Y luego se reza la coronilla de la Divina Misericordia.

Aquí para bajar Coronilla para imprimir

Meditación de Viernes santo: Contemplación de Cristo crucificado

Contemplación de Cristo crucificado

1. ¡Oh vosotros todos los que pasáis por el camino, atended y reparar si hay dolor semejante al mío! (Tren.,1)

Considera los tormentos de Cristo

1º. En el cuerpo: Rompieron mis manos y mis pies, contaron todos mis huesos (Ps.,25). Desde la planta del pie hasta lo más alto de la cabeza no hay en Él sanidad (Is.,1).

2º. En el alma, por el desprecio que hicieron de Él: Fui hecho risa del pueblo, y su canción vulgar todo el día (Tren.,3) Por la infamia de la cruz en compañía de ladrones, como dijo Isaías (53): Fue reputado uno con los facinerosos.

Por la falta de quien se compadeciese de Él y le consolase, como anunciaron los profetas: No hay de todos sus amados ni uno que le consuele. Todos sus amigos le despreciaron y se le convirtieron en enemigos, dijo Jeremías (Tren.,1); y David (Ps.,68): Aguardé a quien se contristase conmigo y no hubo alguno; quien me consolase, y no le hallé.

Por la ingratitud de los hombres y corto fruto de su Pasión, como se quejó por Isaías (5). ¿Qué es lo que debía hacer más por mi viña, y no lo hice? Aguarde a que me diese uvas, y me dió solo agraces; y por David (Ps.,29): ¿Qué utilidad saco de mi sangre?



2. ¿Qué quiere decir estas llagas en medio de tus manos? (Zacar., 13) Pregúntale esto a tu Jesús, oye que te responde: Con éstas fui llagado en casa de los que me amaban.

Reconoce este infinito amor por lo que dice San Agustín (1): “Repara la cabeza inclinada para darte ósculo de paz y de amor, el corazón abierto para amarte, los brazos extendidos para abrazarte, todo el cuerpo puesto patente para redimirte.

Considerad qué cosas tan grandiosas son éstas; pesadlas en la balanza de vuestros corazones, y todo se clave en ellos el que por vosotros se fijó en la cruz. Verdaderamente nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros” (Efes.,5). Imagina que a ti mismo se te pregunta aquello: Pedro, ¿me amas tú? Y di con prontitud: Tú Señor, sabes que te amo.



3. Por todos murió Cristo, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para Aquel que murió por ellos (2 Cor.,5)

Este fruto has de sacar de la muerte de Cristo: No vivir para ti ni emplear acción alguna de tu vida en buscar comodidad, gusto ni honra alguna. A ti te le debes todo, y todas tus cosas: No sois vuestros, porque habéis sido comprados con precio grande (1 Cor., 6).  

¿Qué retornaré, pues, al Señor, por todas las cosas que me dio? (Ps.,115), dice San Bernardo (2): “En la primera obra me dio a mí mismo; en la segunda, a sí; y cuando se me dio, me volvió a darme a mí mismo a mí. Por dado y vuelto a dar, me le debo a mí, y dos veces. ¿Qué le daré a Dios por habérseme dado a sí?

 Fuente: P. Nicolás Avancini, S.J. Meditaciones para todos los días del año, sobre la Vida y Doctrina de Jesucristo. Sacadas de los cuatro evangelios. Editorial Apostolado de la Prensa.

17 abril 2014

Agonía de Jesús en el Huerto de Getsemaní




1. Padre, si es posible, pase de Mí este cáeliz (Mt.,26)  Esta es la primera parte de la oración.
1º. Ora como hombre, confesando el horror de tan acerba muerte.

 2º. Y por ventura, también por el deseo de acabar cuanto antes su Pasión, como le fue revelado a Santa Catalina de Sena.

3º. Acaso no pide que pase de Él solo aquel cáliz, sino, como dice San Hilario (1): Que el cáliz que se acerca a Él pase a otros también, para que como Él le bebe, así le beban otros. – Juzga, pues que Cristo te le ofrece. Di confiadamente: Recibiré el cáliz de la salud. Y porque, aunque el espíritu está pronto, la carne es flaca, añade: E invocaré el nombre del Señor (Salmo 115)
2. Pero no sea como Yo quiero, sino como Tú.
Esta es otra parte de la oración.

1º. Si pidió como hombre ser libre de la muerte, lo pidió ineficazmente; y ahora, por la voluntad racional, sometida a la voluntad divina, corrige la natural.

2º. Si pidió por el amor de padecer cuanto antes, aun en esto se resigna.

3º. Si, finalmente para que otros también gusten de aquel cáliz, remite al Padre los que hayan de ser y la medida que de él les ha de dar. – Aprende a corregir con la razón la inclinación natural de tu apetito. Aprende a dejarte en todas las cosas en la voluntad divina.
3. Retiróse otra vez, y oró la tercera, diciendo las mismas palabras.
 1º. Interrumpe dos veces la oración por el cuidado de los discípulos, que dormían a la vista de su peligro, para exhortarlos a la oración y a buscar el remedio de la pusilanimidad que habían de tener. Alterna el ejercicio de la oración y de la caridad. – Así lo haz de hacer tu. Luego que tratares con los hombres, vuélvete a Dios. Alguna vez se ha de dejar la oración vuélvete a Dios. Alguna vez se ha de dejar la oración por socorrer al prójimo. Las obras de caridad son más excelentes que las de piedad.

2º. Ora, diciendo lo mismo tercera vez. – No es inútil ni estéril la oración en que repites muchas veces los mismos afectos.

Agonía y sudor de sangre


1. Y puesto en agonía, oraba más prolijamente. (Mateo, 26)

Era ésta una lucha que tenía la parte inferior de la humanidad con la superior, que absolutamente quería y se decretaba a sí misma la muerte.  - Aprende de aquí a luchar siempre con la razón y hombre superior contra inferior, y a negarte aquellas cosas que son propias de lo sensual, y a querer aquellas que sólo dicta la razón. Y esto no lo haz de hacer flojamente, sino, si es necesario, con agonía. - Aprende también a insistir más en la oración, cuando eres más tentado, para que te ayude Dios a vencer.

2. Y se hizo su sudor como gotas de sangre, que corría hasta la tierra (Lc., 22). ¡A qué llegó por mi causa Dios! A ser digno de lástima.

1o. Enfermedad es mía, y para ser yo curado, suda el médico. "Clamaba la tierra de mi alma venganza por mis pecados, ni yo podía esperar otra cosa. Rocíala Jesús con la sangre de su clemencia para que clame misericordia" - ¡Misericordia Dios mío!

 2o. Había plantado a mi alma como viña suya escogida; más porque se hizo estéril, la riega con su sangre. - ¡Oh cuánto me amaste, Dios mío! ¡Qué mal que te retorno! Tú derramas la sangre, y yo, ¿te negaré mi sudor?

3. Se le apareció un ángel del Cielo, confortándole.

1o. Este es el efecto de una prolongada oración.  - Si estás afligido, persevera en orar, y Dios te enviará como a un ángel la interior consolación.

2o. Consólabale, no instruyendole, sino alabando su fortaleza, sabiduría y obediencia para con su Padre, su caridad para con los hombres, la gloria que de su Pasión había de redundar a Dios, la alegría que habían de tener los ángeles, etc. ¡Y con cuánta humildad recibe esto el Creador de la criatura! - Aprende a consolar a los afligidos aún con alabanzas. Aprende a no despreciar con soberbia los obsequios de los menores.


Fuente: P. Nicolás Avancini, S.J. Meditaciones para todos los días del año, sobre la Vida y Doctrina de Jesucristo. Sacadas de los cuatro evangelios. Editorial Apostolado de la Prensa. Madrid 1957.

Reflexión de Jueves santo


1. Recibid y comed, éste es mi Cuerpo (Mt.,26).

Lo primero cree con viva fe que la carne, la sangre, el alma de Cristo, su divinidad y todo lo que es Dios, está en la santísima Eucarístía, o en fuerza de las palabras, o por concomitancia.

Admira la sabiduría de Dios que halló un modo tan nuevo de comunicársenos.

Asómbrate y alaba a la omnipotencia, que en una palabra, pone todas aquellas cosas debajo de las especies de pan y vino.

Reconoce el infinito amor con que esto hace. Como el Padre amó de tal modo al mundo, que le dió a su unigénito Hijo, de la misma suerte el Hijo así nos amó, que se nos dió a sí mismo para estar con nosotros hasta que se acabe el mundo.

¡Oh admirable y amable Dios! - ¡Cuán gran beneficio es para ti, oh hombre desconocido, el haberte tenido presente para hacerse hombre por ti! Pero ¡cuánto mayor es el que venga a ti como si viniere de nuevo al mundo, trayendo consigo todas las cosas que trajo entonces a él!
¡Qué volverás, en retorno, a tal Señor!

2. El Señor Jesús, en la noche en que era entregado, tomando el pan, etc. (1 Cor. 11)

Considera el tiempo de esta institución. Era aquel mismo en que se ponían asechanzas a su vida, en que hervía contra Él el odio de los judíos. Así las aguas de las persecusiones no pudieron apagar el fuego de su caridad. Así también nos ama cuando somos sus enemigos. En fin, los tormentos cercanos, la cruz, la infamia, no separaron de ti a Cristo, antes le estrecharon más por este sacramento de amor. - ¿Quién, pues nos separará de la caridad de Cristo? ¿La tribulación? ¿La angustia? ¿el hambre? etcetera. (Rom.,8)
Concluye con grande y ardiente amor: En todas estas cosas venceré por amor de Aquel que me ama.

3. Y comiendo ellos, tomó Jesús el pan (Mc., 14)

Considera los convidados que tuvo; es a saber: los Apóstoles, y entre ellos según la sentencia más común, también Judas. ¡Oh qué diversidad de los que gustaban de este convite! Aquéllos, con el cuerpo que acompañaba a un espíritu de ardentísima devoción; éste, con el cuerpo sólo, y con el ánimo atento a la entrega de Cristo. Atiende a aquella fiera, que no se ablanda con este bocado de amor. - Y repara cómo se encadenan las maldades cuando la pasión de que se originan no se reprime con tiempo.

Fuente: P. Nicolás Avancini, S.J. Meditaciones para todos los días del año, sobre la Vida y Doctrina de Jesucristo. Sacadas de los cuatro evangelios. Editorial Apostolado de la Prensa. Madrid 1957.

14 abril 2014

¡Sacerdotes, no líderes!



"... Sois personas que habéis hecho del Evangelio una profesión de vida.

Del Evangelio deberéis sacar los criterios esenciales de fe –no meros criterios psicológicos o sociológicos– que produzcan una síntesis armónica entre espiritualidad y ministerio.

Sin permitir una “profesionalización” del mismo, sin rebajar la estima que debe mereceros vuestro celibato o castidad consagrada, aceptada por amor del Reino, en una ilimitada paternidad espiritual (cf. 1Co 4,15): “A ellos (los sacerdotes) debemos nuestra regeneración bienaventurada –afirma San Juan Crisóstomo– y conocer una verdadera libertad” (Sobre el sacerdocio, 4-6).

Sois participantes del sacerdocio ministerial de Cristo para el servicio de la unidad de la comunidad. Un servicio que se realiza en virtud de la potestad recibida para dirigir al Pueblo de Dios, perdonar los pecados y ofrecer el sacrificio eucarístico (cf. Lumen gentium, 10; Presbyterorum ordinis, 2).
  Un servicio sacerdotal específico, que no puede ser reemplazado en la comunidad cristiana por el sacerdocio común de los fieles, esencialmente diverso del primero (cf. Lumen gentium, 10).

Sois miembros de una Iglesia particular, cuyo centro de unidad es el obispo (cf. Christus Dominus, 28), con quien todo sacerdote ha de observar una actitud de comunión y obediencia. Por su parte los religiosos, en lo referente a las actividades pastorales, no pueden negar su leal colaboración y obediencia a la jerarquía local, alegando una exclusiva dependencia respecto de la Iglesia universal (cf. ib., 34). Mucho menos sería admisible en sacerdotes o religiosos una práctica de magisterios paralelos respecto de los obispos –auténticos y solos maestros en la fe– o de las Conferencias Episcopales.

Sois servidores del Pueblo de Dios, servidores de la fe, administradores y testigos del amor de Cristo a los hombres; amor que no es partidista, que a nadie excluye, aunque se dirija con preferencia al más pobre. A este respecto, quiero recordaros lo que dije hace poco a los superiores generales de los religiosos en Roma: “El alma que vive en contacto habitual con Dios y se mueve dentro del ardiente rayo de su amor sabe defenderse con facilidad de la tentación de particularismos y antítesis que crean el riesgo de dolorosas divisiones; sabe interpretar a la justa luz del Evangelio las opciones por los más pobres y por cada una de las víctimas del egoísmo humano, sin ceder a radicalismos sociopolíticos que a la larga se manifiestan inoportunos, contraproducentes” (A los superiores generales de las órdenes religiosas, 24 de noviembre de 1978) .

Sois guías espirituales que se esfuerzan por orientar y mejorar los corazones de los fieles para que, convertidos, vivan el amor a Dios y al prójimo y se comprometan en la promoción y dignificación del hombre.
Sois sacerdotes y religiosos; no sois dirigentes sociales, líderes políticos o funcionarios de un poder temporal. Por eso os repito: “No nos hagamos la ilusión de servir al Evangelio si tratamos de 'diluir' nuestro carisma a través de un interés exagerado hacia el amplio campo de los problemas temporales” (Discurso al clero de Roma, 9 de noviembre de 1978) .

No olvidéis que el liderazgo temporal puede fácilmente ser fuente de división, mientras el sacerdote debe ser signo y factor de unidad, de fraternidad. Las funciones seculares son el campo propio de acción de los laicos que han de perfeccionar las cosas temporales con el espíritu cristiano (cf. Apostolicam actuositatem, 4)...."



Encuentro del Santo Padre Juan Pablo II con los sacerdotes diocesanos y religiosos
Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe.  Sábado 27 de enero de 1979 


Recent Posts

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...